A los ausentes

Existías, existes, existirás

en los ojos de los gatos

y los pétalos de las flores.

 

Sonreías, sonríes, sonreirás

sobre las gotas de lluvia

y los hilos de colores.

 

Vivías, vives, vivirás

en mi memoria

y mi corazón.

 

Anuncios

TAG: Los libros de mi niñez

  Hace tiempo que quería escribir sobre los libros que, mi yo pequeña escuchaba y leía (cuando supe distinguir las letras)  extasiada. Sin embargo  quise hacer las cosas más divertidas por aquí, y en vez de solo escribir sobre el tema y ya, cree este TAG (porque soy una curiosa empedernida y quiero saber lo que leían de pequeños)

 Las reglas son sencillas:

  • Copiar/pegar la siguiente imagen:

TAG

  • Escribir sobre sus libros de la infancia y cómo se iniciaron en la lectura.
  • Acompañar el post con alguna imagen de dichos libros (más que obvio pero por si acaso, pueden ser de Internet si no tienen los libros a mano)
  • Nominar a más de 2 blogs.

  Y mis nominados son (redoble de tambores)

   Espero que se animen a hacer el TAG, consulten con su niño/a interior a ver que les cuenta, y se la pasen muy bien recordando a sus amigos de tinta y papel que es una de las razones por las que escribo esto. Sin más dilaciones comienzo:

  Remontándome al pasado y consultando con mi querida madre, puedo contarles que fue ella quién, al año y medio comenzó a leerme cuentos. Y más o menos a los 2 años comencé a escucharlos con ávido interés. Algunos de ellos se los hacía leer sin descanso y, como es lógico, mi mamá se aburría e intentaba modificar la historia, pero se encontró con que su hija ¡se los había aprendido de memoria! y no le permitía cambiar ni una coma de lugar (era peor que un verdugo)IMG_7949.JPG

   Algunos de ellos están algo desvencijados (nótese el tiempo que tienen). Personalmente recuerdo ser una fanática de “El cumpleaños de Susana” (R.Fernández Urcelay) una niña extremadamente traviesa que hacía rabiar a su estricta y malhumorada tía para que la dejara disfrutar de su cumpleaños en paz.“La casita de chocolate” (mejor conocida como Hansel y Gretel) con este cuento comenzó mi amor por las historias de fantasía y las brujas; y de “Un perrito en el reino de las hadas” (Enyd Blyton) –NOTA: acabo de percatarme quién es la autora recién, y eso que escribí sobre la película jaja- historia en la que se dan cita duendes, castillos encantados , círculos mágicos y por supuesto el adorable perro Pipo.

   Todo marchaba bien hasta que mi madre decidió enseñarme a leer, supuestamente debería haber sido fácil…sin embargo fue todo lo contrario: disfrutaba a más no poder que me narrase historias pero al ver todas esas letras por las páginas como si fueran hormigas me negué (¡!) Estábamos en casa de mis abuelos y había comprado estos dos libros para iniciarme:IMG_7936.JPG

 El diálogo que se produjo fue más o menos el siguiente (según lo recuerdo)

YO: -No quiero leer (¡que infamia!)

MAMÁ: -Hay que saber leer.

ABUELO (que se había unido a la conversación): -Porque sino aprendes, la gente va a hacerte firmar cualquier cosa y manejarte a su antojo. (Mi mamá le dio la razón)

YO (asustada): ¡No quiero que me pase eso! ¡Enséñenme a leer!

Luego de ese episodio de rebelde sin causa me inicié con la lectura, aún hoy cuando lo recuerdo me entra la risa. Y desde ese momento no he parado de leer y muchas veces trasnochar fue habitual leyendo una novela (mi familia creó un monstruo lector, me pregunto si ahora se arrepienten)

  Al aprender a leer, un mundo infinito de posibilidades se abrió ante mí. Y leí todo lo que antes sólo me había tenido de oyente, así como otros libros, entre ellos mis libros de cabecera eran “Una torre de caracoles y Me falta un caballito” (María Granata) dos cuentos en uno, en el primero un caracol que quiere ver las estrellas de cerca convoca a los caracoles de todo el mundo para formar una torre y llegar al cielo (amo esta historia y eso que no me gustan los caracoles). El segundo tiene como protagonista a Daniela quien colecciona figuras y dibujos con caballos, hasta que uno de un caballo verde hecho por ella desaparece, al final termina encontrando a su dibujo en la calesita, éste le explica que huyó porque quería jugar con ella allí. “El país de Jauja” una hormiga busca este legendario lugar; “Mini-cuentos” (J.Thomas-Bilstein) un compilado de historias que tienen como protagonista a Florín un intrépido conejo azul.

 

  En mi casa siempre abundaron los cuentos de aventuras, protagonizados generalmente por niños y animales (mi madre nunca fue partidaria de los cuentos de princesas, ¡menos mal!) en los mismos se trataban temas como la amistad, la búsqueda de la propia identidad, los sueños, el respeto por la naturaleza, entre otras. Pero además de sumergirme en historias maravillosas, donde vagabundeaba por otros mundos también disfrutaba de las ilustraciones, como es el caso de la colección “Los Cuentos de las Horas” escritos por Anne-Marie Dalmais e ilustrados por Annie Bonhomme.

IMG_7954

 “El fantástico viaje del cabritillo Flequillo” seguimos las aventuras de este personaje y su amigo la ardilla Flash que se unen a una tripulación muy curiosa y terminan en una misteriosa isla. Trompeta y clarinete: el arte de quedarse dormido” la abuelita Gata intenta dormir pero una serie de circunstancias se lo impiden, por suerte tiene una receta infalible para quedar al instante profundamente dormida . “La pastelería del comendador Roscón” el oso Amarguillo por fin puede acompañar a su padre, el pastelero, en el reparto que hace en el pueblo, y así conoce a los variopintos clientes.

  Leer me ha proporcionado gratos momentos en donde me he preocupado, reído, emocionado, reflexionado, la lectura me permitió conocer otros modos de ver y hacer las cosas. Es mi refugio cuando la realidad me agobia, mi mundo en donde todo es posible. Y solo espero seguir disfrutando y descubriendo más historias.

IMG_7956IMG_7958IMG_7957IMG_7959

  Me ha quedado super larga esta entrada, espero no se hayan aburrido sino que se la hayan pasado tan bien leyendo como yo escribiendo. Si por casualidad alguien más quiere hacer el tag está abierto a todo público. Hasta la próxima, cambio y fuera.

El sueño de los árboles

  Vagabundeó por un sendero polvoriento, cansada y triste, sumida en sus pensamientos. En eso percibió una voces infantiles. El asombro hizo a Kimey detenerse: ¡Imposible!-pensó- debo estar soñando. En respuesta se escuchó un coro de risas, la joven no salía de su asombro, apretó el paso y llegó hasta una parte en la que el camino se bifurcaba. Las risas, que aún resonaban, parecían provenir de la izquierda y, decidió tomar esa dirección. Guiada por las voces invisibles recordó cuando los niños desaparecieron del mundo.

   Siete años atrás, sin razón aparente los niños y niñas de todo el mundo enfermaron. Aunque no era esa la expresión, más bien fueron presa de una agonía insoportable: lloraban, gritaban y se retorcían de dolor. La gente estaba desesperada, sin saber que hacer. Esta “maldición”, como comenzaron a llamarla, se extendía desde los recién nacidos hasta la edad de 11 años, sin distinción de raza, credo o posición social. Esto duró seis meses, hasta que una mañana al despertar, los adultos y jóvenes descubrieron que sus hijos, nietos, sobrinos, y hermanos habían desaparecido, esfumándose sin dejar rastro. Kimey aún recordaba, con pesar y amargura, ese día en que había despertado sobresaltada y, presa de un mal presentimiento se dirigió a la habitación de su pequeña hermana para encontrar su cama vacía.

  En todo esto iba cavilando la joven cuando las  voces se convirtieron en apenas un susurro, había llegado a un monte. Se internó entre los árboles y arbustos aguzando el oído. Pero las voces habían cesado, en su lugar se oían unas suaves pisadas en la hierba. Frente a ella apareció una pareja de ancianos tomados de las manos, quienes al verla le sonrieron con dulzura. Bastó un cruce de miradas para que ella supiera que eran las personas por las que había emprendido su viaje. Cuando su hermana desapareció, a su tribu llegó el rumor de que los indígenas de la región vecina sabían lo que había sucedido con los niños y niñas.  Deseaba averiguar la verdad y decidió iniciar su marcha hacia las tierras vecinas.

  Los ancianos la condujeron al interior del monte, donde se encontraba el resto de la comunidad. Comió y bebió junto a ellos y por la noche durmió cobijada por la luz de la luna, bajo un árbol al igual que el resto del pueblo. A la mañana siguiente vio como toda la tribu le daba los buenos días a cada árbol y les agradecía su protección. En ese instante volvió a escuchar las voces, al percatarse de su turbación la anciana la invitó a dar un paseo con ella. Por el camino le preguntó:

-¿Recuerdas lo que pasó hace 7 años?

-Sí -dijo la muchacha- tenía 18 años, lo recuerdo perfectamente.

-¿Sabes por qué sufrían las niñas y niños?

-No, por eso he venido a ustedes.

-Experimentaban el sufrimiento de los árboles al ser talados. Cuando desaparecieron fue porque escucharon su llamado.

-¿Cómo lo descubrieron?

-Todos los miembros de la tribu tuvimos un sueño, el sueño de los árboles. En el mismo se nos reveló que para protegerse de la crueldad humana, habían tomado la decisión de volverse uno con nuestra descendencia. De esta manera no podrían ser dañados nunca más, quizás oíste que los leñadores no pudieron volver a talar ningún árbol y que las fábricas madereras debieron cerrar a raíz de este suceso.

Kimey asintió, por el camino había escuchado conversaciones sobre el asunto. A pesar del tiempo transcurrido las personas aún hablaban de ello con incredulidad, de cómo los leñadores inexplicablemente no podían talar más árboles, pues se perdían en el camino, pasaban días vagando en círculos hasta que volvían a su hogar. Y que a causa de esto habían tenido que buscar alternativas a la falta de madera. Su pueblo, al vivir en una zona árida, no había presenciado nada de esto último por lo que le restó importancia.

La anciana prosiguió:

-Al despertar empezamos a oír las voces de nuestros niños. Como tú las oyes ahora. Sólo quienes son presas del odio y la maldad no  pueden hacerlo.

-¿Es decir que la naturaleza tomó conciencia del mal que le hemos hecho y nos castigó?

-No lo sé, quizá sí. Pero como una madre, luego de reñir a sus hijos por hacer algo indebido, nos perdona. O eso me gusta pensar, que por cada decepción y sufrimiento ella aún tiende sus brazos y nos resguarda. Lo ha hecho con ellos- dijo señalando los árboles-mis nietos viven en ella, no los destruyó. Porque nada se destruye, todo se transforma. Eramos orgullosos. Nos creíamos invencibles, con su accionar la Madre Tierra nos ha dado una lección de humildad.

  Kimey permaneció callada y junto a la anciana se limitó a escuchar la lengua secreta de los árboles en donde se mezclaban algunas risas, llevando el viento sus mensajes al resto de los árboles del mundo.

 

 

 

Casa sin puerta

Situada en la colina entran el polvo,

el viento, las arañas y los rayos del sol.

La lluvia, el frío y el calor,

los sueños de los vagabundos,

las divagaciones del soñador.

No distingue entre sexo y color,

pasan también la alegría

y la preocupación.

 

Está abierta a quien necesite

un lugar para imaginar,

pensar y crear.

Para el dolor y el perdón.

Se tiene en pie con la gratitud

de quienes en ella se han refugiado

y lo único que pide a cambio es

que nunca la aíslen de la vida,

poniéndole una barrera

eso que suelen llamar puerta.

 

 

Cumpleblog y agradecimientos

—¿Qué consejo le daría a su yo más joven, y a qué edad?
—En cualquier momento entre los diez y los veinticinco: «Va a mejorar. En serio. Realmente ahí fuera hay gente que te gustará y a la que gustarás».
Farah Mendlesohn, Livejournal,
23 de mayo de 2008 (Extraído de la novela Entre Extraños de Jo Walton)

  Esta frase resume muy bien mis sentimientos, hace un año decidí abrir este espacio para hablar sobre las cosas que me interesan y dicho sea de paso dejar de agobiar a mi madre. Internet es una herramienta muy útil si se la usa con responsabilidad, permite conocer grandiosas personas y es lo que me ha permitido a mí, estoy agradecida por todas las personas maravillosas que he conocido en esta bitácora.

Cumpleblog

  Sí, SV celebra su primer año (¡cómo pasa el tiempo!…hace poco era un blog que aún estaba en pañales y apenas balbuceando sus primeras palabras y ahora ya dice frases completas XDD) De hecho me permito hacer un poquito de trampa pues como muy amablemente me recordó mi mecenas el Señor WordPress me registré el 30 PEEEROO ese día me lo pasé toqueteando y explorando todo lo que la plataforma ofrecía (además de estar muy nerviosa estilo: “¡Lo hice, tengo un blog!”), oficialmente me digné a teclear algo el 31, es decir hoy, y como también es una fecha especial en si misma a nivel familiar pues que celebro este día, y ya está que para eso soy la dueña de este espacio (soy toda una tirana, lo sé)Cumpleblog#02.jpg

  Ahora como una actriz de Hollywood en pleno discurso de agradecimiento por recibir el Oscar, yo me subo a una tarima imaginaria y hago llegar los míos:

  •  En primer lugar a mi mamá pues ella no solo escucho mi proyecto sino que es la cocreadora del nombre del blog (las dos palabras que componen el mismo fue sugerida por cada una).
  • En segundo lugar a mi hermano mi primer seguidor quién me dijo “Te sigo pero no te voy a leer” (hermanos siempre tan adorables, esta entrada estás obligado a leerla :-P)
  • En tercer lugar (pero no por eso menos importante) a todos quienes decidieron suscribirse a este espacio y leer mis divagaciones.
  • Y un agradecimiento muy especial para estos maravillosos blogs y no menos geniales blogueros/as que están detrás de las teclas, gracias a ustedes por siempre siempre pasarse, leer todas mis entradas y comentar. Con ustedes he descubierto muy buenas películas y series, anime de calidad, libros y autores, poemas, fotógrafos. Me he reído, reflexionado y emocionado con sus escritos, intercambiado opiniones e ideas. Hacen que me sienta como en casa, siempre me reciben amablemente, algunos de ustedes los he descubierto recientemente (y viceversa) y han sido muy generosos, simpáticos y agradables. También he recibido mails, lo cual me hizo mucha ilusión :-). Asique infinitas y maravillosas gracias a:Cumpleblog#03

Desde este pequeño espacio alzo mi copa y brindo por ustedes porque escribir es maravilloso pero conocer gente con la cual hablar de lo que te apasiona lo es aún más, quiero regalarles esta frase de Mr. Gaiman (entrevista aquí):

“Porque siempre habrá mejores escritores que tú y siempre habrá escritores más inteligentes que tú. Y siempre habrán, tú sabes, personas que son mejores haciendo esto o aquello. Pero TÚ eres el único TÚ” (Neil Gaiman)

 Solo ustedes pueden escribir como ustedes lo hacen, nadie más. Espero sigan haciéndolo por mucho mucho tiempo. Las palabras pueden herir y condenar pero también sanar y salvar. Las palabras son mágicas, sigan haciendo magia.

Con mucho cariño, Coremi.

Pequeño Mundo

  Después de enfrentarme al temible dragón (exámenes) y recuperar mi castillo (el blog) vuelvo nuevamente por aquí, primero que nada les deseo a todos/as un muy feliz año nuevo y espero que tengan un 2018 plagado de buena vibra y gratos momentos. Estaré poniéndome al día con los blogs, asique probablemente encuentren algún mensaje perdido por ahí en una entrada publicada hace más de dos meses (sip hace mucho que no pasaba por aquí). He extrañado mucho este espacio y me alegra haber vuelto, aprovecharé que estoy de vacaciones  (lo único bueno que a mi parecer brinda el verano) para insuflar de vida este espacio. Como inicio de un nuevo año y retorno al hogar los dejo con una muestra de lo que capturo con mi cámara. Bien, basta de parloteo innecesario, aquí las fotos.

 

IMG_7169.JPGIMG_7529.JPGIMG_7633.JPGIMG_7618.JPGIMG_7216.JPGIMG_7109.JPGIMG_7550.JPGIMG_7602.JPGIMG_7270.JPGIMG_6881.JPG

IMG_7111.JPGIMG_7033

Eternidad

Avanza a paso lento pero seguro, siente bajo sus pies la vida palpitante de la tierra.

Respira el aire frío de la mañana, el viento revuelve sus cabellos blancos.

Frágil y silenciosa, la anciana mantiene la vista al frente.

En su ojo izquierdo anida un ave que asoma su cabeza y vuelve a ocultarse en su nido.

Al llegar a su destino el pájaro sale de la cuenca y canta una canción, ella esboza una sonrisa.

Los niños que juegan en el camino polvoriento se le acercan y preguntan ¿quién eres?

Ella responde: la que trae el sueño eterno.