Ojos abiertos

Había visto la muerte desde su infancia, por ello era muy consciente de su mortalidad. Entonces, como sabía esto, había perdido el miedo a vivir e hizo las cosas más arriesgadas.

Se podría pensar que fue imprudente y puso en peligro su vida o la de los demás, pero eso solo lo hace la gente que se cree inmortal. Lo suyo fue más difícil, pronunció a lo largo de su existencia las siguientes palabras: no, perdón, gracias, te aprecio.

Un día en el puente, mirando el atardecer, se percató que había venido a buscarle…se alegró de no tener remordimientos ni arrepentirse de nada y la saludó: «Ha pasado tiempo, bienvenida»

………………………………………………………………………………………………………………….

SUEÑO DE ENERO

Los muertos no deben confiar en los humanos, porque estos no son de fiar. Te prestaré una linterna para que te adentres en los lugares oscuros de tu alma. No temas a las sombras y al dolor ¡Mírate de frente! No rehúyas la mirada.


Puntos de vista

Otea el horizonte, no hay momento de mayor alegría que dejar vagar la vista, perdiéndose en la lejanía. Contempla las aves que no se preguntan por qué existen ni para qué: sólo viven.

Porque sabe que la vida es un complejo e intrincado misterio. En donde ésta y la muerte bailan en círculos. Y lo acepta, porque así es como es, como siempre fue y será. Su existencia es sólo una pequeña parte en un vasto mundo, lo sabe.

Un día volverá a la tierra, mientras tanto vive tranquilamente aprendiendo de ella: la Madre Tierra. Que con su infinita sabiduría marca el tiempo para cada cosa.

A miles de kilómetros, alguien está encerrado entre cuatro paredes. Hace cálculos, mira el reloj. Se desilusiona y enfada continuamente. Necesita ser ALGUIEN, debe serlo.

Tiene que triunfar, dejar su huella. Le aterra la vejez, la muerte, el olvido. Se refugia en su pequeña prisión para sentirse a salvo. Quiere adueñarse del tiempo, lee libros que le indican como ser feliz y vivir una vida plena.

Y se olvida que ya es alguien, sin un documento de identidad ni títulos que abalen sus capacidades. Que si levantara la vista del celular, la computadora o el televisor vería lo que de verdad significa VIVIR.