For no good reason

Primero que nada feliz año nuevo a los lectores de este blog lleno de polvo y telarañas (habrá que pasar el plumero un poco) les deseo salud, paciencia y templanza para afrontar lo que venga…que muchos nos mostramos demasiado optimistas con el 2020 y visto lo visto hay que ser más precavidos.

Por estos lares estamos en verano…y pues nada, me estoy asando a fuego lento, a veces siento que estoy en el horno de pan del diablo sólo que no he caído en la cuenta (sí, el diablo hace pan…aprendió en la cuarentena)

En fin basta de tanto desvarío, en el día de hoy vengo a escribir una entrada sobre un documental que me ha venido como anillo al dedo, ya que refleja a la perfección, en mi humilde opinión, varias de las emociones acaecidas durante el año pasado entre los dimes y diretes de la clase política, los medios de comunicación, las redes sociales y etc. Saber dibujar, y poder expresar a través de dicho dibujo tus emociones más viscerales es para mí algo muy admirable. Y eso es lo que hace exactamente Ralph Steadman, el protagonista de hoy.

FOR NO GOOD REASON

Director: Charlie Paul

Año: 2012

País: EEUU-Reino Unido

Género: Documental

El deseo de causar shock es también una forma de vengarse de la autoridad.

Nos encontramos en la casa de un ilustrador al que su apariencia bonachona no debe prestar a confusión, este señor de aspecto apacible es una máquina que rebosa creatividad, imaginación y altas dosis de criticismo.

A lo largo del documental, narrado por Johnny Depp (cuya voz considero perfecta para los documentales) vamos viendo las diferentes ilustraciones del autor, entrelazadas con sus opiniones, su amistad de amor-odio con Hunter S. Thompson, su forma de ver la vida y el arte.

El montaje, la edición y ejecución es muy cuidado y prolijo. No te aburres en ningún momento, el director sabe donde ubicar la información en los momentos clave. Cabe aclarar que no se trata de un documental al uso, no hay datos biográficos de Steadman, se navega por recuerdos y trozos de conversaciones pasadas.

Nos encontramos ante un ser excéntrico, solitario, cálido y amable que sabe cómo dirigir su descontento porque tiene mucho para decir y para muestra qué mejor que hablen sus propias creaciones.

Leonardo Davinci en plena investigación ocular.
Ronald Reagan….o cualquier otro político cuando no llega al baño

En suma me lo pasé muy bien con este documental, siento que todo lo narrado sigue siendo muy actual y certero. Valoro mucho el conocer nuevos (al menos para mí) artistas, su técnica e ideas. Si gustan del arte y los documentales con una estructura narrativa no convencional los invito a que se pasen por la mente de su autor.

No puedo soportar a los abusones, y ha habido tantos de ellos y siempre han estado en posiciones de poder. Y lo encuentro francamente imperdonable.

Hasta la próxima entrada, cambio y fuera.