Papaíto Piernas largas (Jean Webster)

No son las grandes catástrofes de la vida las que exigen carácter. Cualquiera sería capaz de elevarse para hacer frente con valor a una gran crisis, pero encarar las mezquinas contrariedades cotidianas con alegría, ¡eso sí que requiere coraje!

Ése es el tipo de carácter que yo me propongo adquirir. Fingiré que toda la vida es un juego que debo jugar con tanta habilidad y justicia como me sea posible. Si gano, me encogeré de hombros y soltaré la risa…Y si pierdo, también.

Papaíto Piernas largas es una novela epistolar y un clásico de la literatura que más tarde que pronto he leído. La decisión de leer este libro ahora fue una combinación de circunstancias: leer algo más ameno para salir del poso que me dejó mi anterior lectura: La isla de las mujeres del mar (Lisa See) y ahí estaba mi buena vecina Noctua Nival con su recomendación que no pudo venir en mejor momento, ¡muchas gracias! Y ahora sí…empecemos:

Jerusha «Judy» Abott es una joven huérfana que tiene la oportunidad de ir a la Universidad gracias a la generosidad e interés de un benefactor anónimo miembro del Consejo Administrador del orfanato en el que vive. A cambio de esta oportunidad la joven debe escribir cartas al desconocido una vez por mes para informar de sus progresos en los estudios. Ese es el puntapié inicial para dar lugar a una novela epistolar entrañable, llena de humor y ternura con sus toques de melancolía y lúcidas reflexiones.

Imágenes tomadas de PINTEREST

Judy es un encanto de personaje: desenfadada, imaginativa y con mucho sentido del humor. Inmediatamente te hace parte de su mundo y sus confidencias. En ella se mezcla en equilibrio: la inocencia, ingenuidad, el idealismo, las reflexiones y sosiego a medida que pasa por distintas experiencias y conoce personas.

Tiene un gran optimismo y afán por aprender, curiosa no dudará en acribillar a preguntas a su querido benefactor al que apoda cariñosamente «Papaíto piernas largas» en honor a su gran estatura que le recordó a mis queridos fólcidos (https://es.wikipedia.org/wiki/Pholcus_phalangioides) y así transcurre esta historia que abarca los años universitarios de Judy con sus alegrías, enfados, penas y sorpresas. Me ha parecido muy buena opción para salir de un bloqueo lector o para cambiar de aires luego de una lectura muy intensa. Si tengo un pero es el hecho de que Judy es demasiado buena con JP, en mi opinión debería haberse mínimamente sentido molesta por el engaño…pero bueno, yo no soy tan amable. Habría estado bien si igual ella sigue su camino sin miramientos hacia delante y conocido nuevos lugares de forma independiente. Por lo tanto disfruté mucho sus rebeliones hacia la autoridad. En fin, detalles menores que tienen que ver con mi percepción personal y que no impiden disfrutar de esta novela. Si todavía no la han leído espero le den una oportunidad, no los decepcionará: palabra de explorador.