ABREVIADO: Éramos unos niños/Canciones de amor a quemarropa

¡Oh tú, con bucles húmedos de rocío, que miras
A través de las claras ventanas de la mañana, vuelve
Tus ojos angélicos hacia nuestra isla occidental,
Que está llena de coros saludando tu arribo, oh Primavera! (A la Primavera-William Blake)

¡Feliz primavera y feliz otoño para los del otro lado del charco!, asique para celebrar una de mis estaciones favoritas (a pesar de la alergia) esta entrada de abreviados va para dos lecturas que transmiten ese optimismo y alegría primaveral, donde la amistad ocupa un lugar fundamental. Subo el telón y doy paso a la función:

ÉRAMOS UNOS NIÑOS (Patti Smith)

“Teníamos nuestro trabajo y nos teníamos el uno al otro. Carecíamos de dinero para ir a conciertos o al cine o para comprar discos nuevos, pero poníamos lo que teníamos hasta la saciedad”

La poetisa del punk escribe sus memorias en los caóticos años 60/70. Su amistad entrañable con Robert Mapplethorpe, sus sueños de convertirse en poeta, sus recuerdos de infancia, sus dificultades, los músicos que conoció, sus primeros pasos en el escenario. Eramos unos niños

Patti no cae en la auto-compasión ni la nostalgia. Sino que con alegría, inocencia, toques de humor y una sutil melancolía va desmadejando sus recuerdos de manera sensible y evocadora.

Ve belleza donde otros no la verían, no juzga;  y percibe la verdadera naturaleza de las cosas y las personas. Invitando al lector a ser parte de ese momento, establece una complicidad. Como si lo que contara fuera para un querido y viejo amigo.

Una lectura amena que deja con una sensación de optimismo y esperanza, perfecta para quienes disfrutan de las biografías y el arte en general. Y si la fotografía y la poesía son una de ellas pues están de suerte.

“Cuando cumplí 21 años, Robert me hizo una pandereta (…) se arrodilló y me entregó un librito sobre tarot que había reencuadernado en seda negra. Dentro, me dedicaba unos versos que nos representaban como a la gitana y el loco, donde uno creaba silencio y el otro escuchaba el silencio con atención. En la ruidosa vorágine de nuestras vidas, aquellos papeles se invertirían muchas veces”

 

CANCIONES DE AMOR A QUEMARROPA (Nickolas Butler)

“Deja la puerta de casa abierta en la gran ciudad, y te despertarás sin muebles ni ropa. Deja la puerta abierta aquí, y aparecerá un coyote esperando a que le des algo de comer. Esta es mi casa. Este es el lugar en el que primero creyeron en mí. En el que todavía creen en mí. Este es el lugar que dio a luz las canciones de ese primer disco”

Creo que es el libro perfecto para tratar de explicar la vida en los pueblos rurales, esos lugares donde no pasa NADA pero a su vez está pasando TODO. Caciones de amor a quemarropa

Nickolas Bulter sabe bien de lo que habla, y comparte sus vivencias y sensaciones de vivir en un medio rural de la mano de cinco personajes: Henry, Lee, Kip, Ronny Beth. Que comparten una amistad de años y una infancia común en Little Wing. La vida los llevará por distintos caminos, hasta que un suceso los vuelve a reunir y salen a la luz algunos asuntos del pasado.

Una novela con personajes cercanos y realistas, de música, amistad, naturaleza y de esos pequeños momentos que son los más importantes.

Anuncios

My Mad Fat Diary: un viaje por la vida de una adolescente melómana.

 Además de las excelentes recomendaciones que trae Silvia en su blog: La Gata de Chesire a veces suelo tropezar con series por mi cuenta  y de casualidad gracias al canal I.Sat (la única razón por la cual enciendo el televisor). Este fue el caso de My Mad Fat Diary o MMFD y quedé totalmente fascinada con ella. Lo siguiente que leerán es un puñado de elogios a esta historia, mi costado fangirl sale a la luz: el que avisa no es traidor. Si desean seguir leyendo mis desvaríos los invito a sumergirse en esta historia. ¡Ahí vamos! 🙂

  • My Mad Fat Diary
  • País: Reino Unido
  • Género: Comedia dramática
  • Temporadas: 3
  • Episodios: 16 (45-47 minutos de duración)
  • Año de emisión: 2013 a 2015

Sinopsis: Situado en la ciudad de Stamford, Lincolnshire en 1996, sigue la historia de una joven de 16 años de edad, que pesa 231 libras, Rae, y que acababa de salir de un Hospital psiquiátrico, donde pasó cuatro meses internada. Rae comienza a rehacer su vida y reanudar su amistad con su mejor amiga de la infancia llamada Chloe, que no es consciente de la salud mental de Rae y de los problemas de imagen corporal que tiene, ya que le hicieron creer que ella estuvo durante todo ese tiempo en Francia. Rae intenta evitar que esta información salga a la luz pública, tratando de impresionar a los amigos de Chloe; Izzy, Archie, Chop y Finn, además de intentar tener una vida como la de cualquier adolescente. (Wikipedia)

 Una historia de amistad, de superación. De aprender a quererse uno mismo con nuestros defectos, asumir que hay cosas que no podemos cambiar sino aprender a convivir con ellas sin dejar que nos paralice e impedir vivir y relacionarnos con otros.

 Con un grupo de amigos genial, y Kester el mejor terapeuta antes visto Rae hace frente a las dificultades: tropieza, cae, pide disculpas. Ella no se rinde, puede sentirse completamente asustada e insegura en su interior pero respira hondo y enfrenta lo que venga recuperándose de sus caídas una y otra vez, mientras aprende más de si misma por el camino.

 La serie muestra que no todo es blanco o negro, pues la percepción que el espectador tiene de ciertos personajes va cambiando a medida que vamos conociéndolos más de la mano de la protagonista, eso también es un punto a favor como todos van creciendo y evolucionando.

  Hay también algo de romance, pero es realista y no es lo esencial de la trama. Ese es otro punto a favor no presentan un amor que todo lo puede y todo lo cura. Para nada, muestran la simpatía que sienten dos personas al estar juntas y compartir gustos similares (en este caso la música) que  luego descubren que se quieren pero a pesar de que pueden estar la una junto a la otra para darse ánimos uno mismo debe pelear sus propias batallas (agradecí infinitamente que no presentaran una historia melosa edulcorada a este respecto)

Otro punto a destacar en esta serie es su sencillamente estupenda banda sonora, en la que figuran artistas como: Suede, Blur, The Smiths, The Cure, The Charlatans, Radiohead, The Stone Roses, The Verve, R.E.M, Pj Harvey, Oasis (estos últimos son los más reconocidos en la serie y ampliamente homenajeados) Y es que Rae es una melómana confesa, tiene un amplio conocimiento musical que no duda en usar para impresionar a sus nuevos amigos. De hecho los Backstreet Boys también desfilan por aquí y esta es su opinión al respecto (que comparto totalmente, con perdón de los fans de dicho grupo):

“¿Los Backstreet Boys? Los Backstreet Boys hacen que quiera escaldarme la parte interior de los muslos con la sustancia más caliente conocida por el hombre, los bollos de mermelada de fresa. Hacen que desee pasarme meses aprendiendo a conducir, y luego años trabajando duro, ahorrando todo el dinero para poder comprarme un Land Rover y atropellarlos a todos. Ellos son todo lo que está mal en este mundo. Están destrozando la música.” (Rae)

  MMFD oscila entre la comedia y el drama de manera armónica, tiene un particular sentido del humor otorgado por la gran imaginación de Rae. Las escenas con más carga emocional son las que tiene en sus encuentros con  su psiquiatra el Doctor Kester, en donde ella puede expresar todo lo que siente y piensa (además de en su diario íntimo)

Kester: -¿Qué no es femenino de contar chistes?

Rae: – Oh, porque contar chistes es una cosa de chicos. Y a los chicos no les gusta que las chicas cuenten chistes, porque los asusta pensar que una chica en realidad podría ser más divertida de lo que ellos son.

Rae: – Te encuentro intensamente irritante algunos días.

Kester: -Es para lo que vivo.

Rae:- Es jodidamente vergonzoso lo bien que me veo algunos días. Asique ¿cuánto tiempo lleva creérselo?

Kester: Creo que es un proyecto de toda una vida para todo el mundo.

  La relación de estos dos personajes es la que más destaco a lo largo de la historia, pues al principio primaba la desconfianza y el ostracismo por parte de la paciente hacia su doctor. Convirtiéndose luego en una relación de respeto y amistad duradera. En Kester Rae encuentra la guía y el apoyo que muchas veces su despistada madre no le otorga, ocupada en su novio Karim.

 Esta serie derriba prejuicios, no se corta: te dice las cosas como son sin vueltas y no suaviza nada pero tampoco cae en el melodrama y la auto-compasión. Rae es una chica fuerte no una damisela en apuros, se ve en su forma de vestir y comportarse (las camisas de franela aquí son el look oficial) Parece decir “Esta soy yo, acéptame así o sigue de largo” El final cumplió mis expectativas, de hecho las superó. No pudo ser mejor y me dejó con el sentimiento de que como dicen Las Crónicas del Otro Mundo: “Lo mejor está por llegarRae

Si mi perorata no los aburrió y por el contrario los dejó con ganas de conocer más de esta historia, aquí les dejo los links donde puede verse online. También está en youtube pero la calidad de imagen en algunos capítulos deja bastante que desear (aunque se aprecia mucho el tiempo y esfuerzo) Links:

Nota: La serie está inspirada en los diarios de Rachel Earl.