Cine indie+Western= DAMSEL

¡Feliz Halloween a todos/as los/as que lo celebren!. Por mi parte me divertí leyendo entradas referidas a la fecha (principalmente las de Noctua) pero en esta bitácora las cosas siempre van en sentido contrario.

Probablemente podría llegar a recomendar una película o libro de suspenso en plenas navidades (rebelde sin causa 2.0)

Por tanto hoy le toca el turno a una película que nada tiene que ver con la noche de brujas, pero que estaba esperando ver con muchas ganas, y no me ha decepcionado. Se las presento:

DAMSEL

  • Directores: David Zellner, Nathan Zellner
  • Año: 2018
  • País: Estados Unidos
  • Género: Western, comedia dramática

Samuel Alabaster (Robert Pattinson) viaja al Oeste para casarse con su gran amor Penélope (Mia Wasikowska) Acompañado del párroco Henry (David Zellner) quien oficiará la ceremonia y su caballo en miniatura Butterscotch (su nombre real es Daisy y fue su debut en pantalla) Sin embargo las cosas no son tan simples como parecen, sino que se tuercen dando un giro de 180°.

Los hermanos Zellner se ríen de los clichés del western y del concepto damisela en apuros.  Dando así un film poco convencional e impredecible, que a pesar de su comicidad también se permite la reflexión y la crítica.

La narrativa es pausada sin caer en el sopor, y si bien la trama juega un poco con el espectador tampoco lo subestima. Pues proporciona los datos necesarios para terminar de atar cabos.

Los actores están muy bien en sus roles, dando vida a personajes complejos a través de actuaciones naturales y espontáneas. Sin sobreactuar ni caer en la redundancia.

En el aspecto técnico fue filmada enteramente en exteriores. Lo que da lugar a paisajes bellamente plasmados, utilización de luz natural suave, planos medios y generales. Con un encuadre abierto y frontal.

La banda sonora corre a cargo del grupo The Octopus Project. ,es enteramente instrumental y se utiliza en momentos puntuales, fusionándose en parte con los sonidos ambientales y los diálogos de los personajes. Los cuales son ocurrentes en partes, un tanto absurdos en otras y hasta algo poéticos.

-Técnicamente hablando ¿estamos en un país indio?
-Técnicamente hablando, creo que en todas partes es el país de los indios.

Se me abrió la cabeza. Las hormigas trataron de comerse mi sangre. Malditas hormigas ¿qué diablos les hice yo a ellas?

A pesar del desconcierto que puede generar la trama en cierto punto, los mensajes que lanza están ahí para analizarlos. Sólo hay que tener paciencia, como es costumbre en los films independientes, pero la paciencia será recompensada con un mensaje muy vigente y necesario para la época en que vivimos.

 

Anuncios