La isla de las mujeres del mar (Lisa See)

Entenderlo todo es perdonar.

Tendría que empezar por destacar el excelente trabajo de documentación por parte de la autora a la hora de escribir este libro, realmente increíble porque es tan convincente y auténtico que creí estar leyendo unas memorias y que todos los personajes que desfilan por sus páginas son reales y existieron.

Lo segundo importante es que esta es una lectura para mayores de 25 años en adelante, y no es una frase al azar: si no se tiene la madurez emocional adecuada no podrá disfrutarse como se merece. Porque es una historia que te habla en cierta etapa de tu vida en donde escuchar, aceptar y comprender son esenciales. No se está frente a una típica novela, se está frente a la vida misma. La vida de unas mujeres maravillosas y extraordinarias, con sus muchas virtudes y defectos.

Lisa See sitúa su historia en la isla de Jeju un lugar completamente diferente al continente (Corea) con sus propios ritos, costumbres y actividades. Primero que nada se trata de una sociedad matrifocal, las mujeres son quiénes llevan el hogar y los hombres crían a los niños y por la tarde filosofan bajo el árbol. Las deidades que veneran son femeninas y el chamanismo está muy arraigado. La profesión más respetada e importante es la de haenyeo (buceadoras) y sobre dos de ellas trata esta novela: Kim Young-sook y Han Mi-ja. A lo largo de 5 etapas que abarca desde el año 1938 hasta el año 1975 narrado en primera persona por Young-sook y entre medio el presente que en el libro se sitúa en el 2008 (año que no fue escogido por mero capricho, tiene su importancia) Y Young-sook habla y se lee, escucha y comprende.

Los pilares de la narración son la fortaleza, la independencia y la tenacidad de las haenyeo. Pasan por muchísimas cosas, la tragedia las golpea y cada vez que caen se ponen de pie. Las dos amigas tienen un vínculo inquebrantable hasta que algo resquebraja ese lazo y las separa de forma física pero no espiritual, porque a pesar del dolor, la culpa y la rabia «Bajo tierra, las raíces profundas siguen unidas».

Se maneja una gran cantidad de datos históricos, se aprende muchísimo sobre ese periodo en la isla: la ocupación japonesa, la división del paralelo 38, el anillo de fuego, la masacre de Bukchon, la censura, los estudios científicos sobre la capacidad de soportar las bajas temperaturas de las buceadoras, la introducción de la novela «Heidi»a la isla, entre tanta otras cosas lo que da un contexto sólido a la historia y claridad a las actitudes y personalidad de los personajes, cada uno con sus matices. El paso de una generación a la siguiente y sus formas de ver la vida.

Sin dudas puedo afirmar que se convirtió en mi lectura del año y ha pasado a formar parte de mis novelas favoritas. Después de leerla quedé con una sensación de «¿Y ahora qué?» muy profunda, porque te traspasa, es imposible permanecer indiferente. Hablaba con mi madre de los personajes como si realmente existieran, con una familiaridad estrecha bajo los ojos de mi padre que no comprendía de quién estábamos hablando, así de impactante ha sido para mí. Fue un honor acompañar a estas mujeres durante su travesía y tomar inspiración de ellas. Recomiendo su lectura fervientemente porque es un viaje en que la historia de Young-sook y Mi-ja se arraiga en tu interior y te transforma.

Se levanta y, con esa fuerza que le ha hecho superar tantas cosas a lo largo de la vida, pone un pie delante del otro, y deja a la chica sentada en el banco.