Kedi: Erase una vez en una ciudad gatuna

“Se dice que los gatos están conscientes de la existencia de Dios, pero los perros no.  Los perros piensan que la gente son Dios, pero los gatos no. Los gatos saben que la gente actúa como intermediarios de la voluntad de Dios. Ellos no son ingratos, simplemente saben más”

  • Directora: Ceyda Torun
  • País: Turquía
  • Género: Documental
  • Año: 2016

    Primero que nada, no quiero caer en el elitismo (Bastet no lo permita) pero si no sienten simpatía por los mininos o les dan igual no les recomiendo este film ¿La razón? porque muy probablemente no terminen de apreciarlo o la gente que convive con ellos les parezca rara. Ahora si son de mente abierta y curiosos entonces, ignoren todo lo anterior y alistense para viajar al Paraíso Gatuno en la Tierra.

   En la ciudad de Estambul los gatos son amos y señores, vagando libres por sus calles en completa armonía con los habitantes humanos. Este documental explora el día a día de los felinos junto a los testimonios de los lugareños. Recibiendo comida, agua y una cálida bienvenida. Visitando en sus trabajos a cada persona, como si fueran los supervisores (sí, son tratados como celebridades)Kedi

  Cámara en mano, la directora llevará al espectador por distintos barrios de la ciudad siguiendo la vida de estos peludos, una forma fantástica de conocer la cultura y forma de vida del lugar. A su vez la fotografía es impecable: con tomas en primer plano, aéreas, y buen aprovechamiento de la luz natural. La banda sonora está compuesta por música tradicional del país con un poco de jazz en algunas escenas.Kedi.#04

  Entre los protagonistas mi favorita es Psico, una gata territorial y temperamental: ladrona de pescados, la peor pesadilla de los perros (no teme enfrentarse ni siquiera a los pitbulls, según la gente del barrio) y esposa severa (lleva los pantalones en la relación con su señor esposo) Pero a su vez fiel y cariñosa.

  Las historias son variopintas (algunas muy curiosas): personas que conviven con ellos día a día sin atarlos ni exigirles nada, con deudas interminables en la veterinaria. Y esa preocupación, inquietud, alegría y agradecimiento que se siente por los mininos. Realmente los amantes de estos animales apreciarán mucho el film. Yo me sentí menos rara porque también les hablo a los míos de forma tonta (ejem ejem) y en muchos momentos me encontré asintiendo y pensando “Es cierto, sí.”

 Mediante su relación con ellos Estambul se analiza a si misma, considerándolos guardianes y protectores. Tomando su ejemplo para vivir la vida con más alegría y menos preocupaciones: “En Estambul, el gato es más que solo un gato. El gato encarna el indescripitible caos, la cultura y la unicidad que es la esencia de Estambul”

¿Les gustó la película de Chatrán, son fans de Garfield, tienen un gato? Pues vean este documental, de seguro lo disfrutarán con una sonrisa.

Kedi.#06.jpg
Camarero, más té por favor.
Anuncios