Te visitaré cuando el clima sea agradable

Luego de estar un tiempo desaparecida retorno con una serie maravillosa y la querida culpable de no haber escrito antes, porque verán la idea era publicar una entrada sobre unas películas y doramas coreanos que vi en vacaciones de verano. Pero fue ver los primeros minutos de la historia que comentaré hoy, que todos mis planes del inicio se esfumaron como por arte de magia y dije «Es esta, esta es la serie que merece un lugar en SV» y así fue como pasó.

Bueno también me retrasó el trabajo con los protocolos sanitarios que hay que seguir, las burbujas de estudiantes y el mundo patas arriba que dejó la pandemia. Sí, el mundo siempre estuvo patas arriba pero ahora lo está aún más, por cierto se cumplió un año del confinamiento y aunque ahora en nuestras vidas se han instalado las mascarillas/cubrebocas/barbijo y el alcohol en gel prefiero seguir protocolos a estar confinada nuevamente por tantos meses con las noticias de fondo e información que sólo provoca desanimo y más ansiedad.

Espero pequeño y querido grupo de seguidores del blog que también se encuentren bien, hoy aquí el cielo es de un azul intenso y, como el título de la serie, el clima es agradable. Espero que donde se encuentren también estén disfrutando de buen tiempo y dando la bienvenida al otoño o la primavera según sea el caso.

Unas últimas palabras antes de iniciar, esta serie se convirtió en mi favorita del año, está a la par que mi querida My Mad Fat Diary: un viaje por la vida de una adolescente melómana. asique puede que mi lado fangirl emerja de las profunidades muajajaja (¡corran!) pero como digo a menudo «El que avisa no es traidor» Y ahora sí ¡comienzo!

te visitaré cuando el clima sea agradable

  • Género: Drama, romance
  • Episodios: 16
  • País: Corea del Sur
  • Año: 2020
  • Títulos en inglés: When the weather is fine/ I’ll Visit You When the Weather Is Nice / If the Weather Is Good, Il’l Find You

Pensé que al encontrar el lugar donde está bien que yo exista, donde no moleste a nadie ni me molesten, donde nadie me rechace, era de lo que se trataba la vida. Pero eso ha cambiado ahora. No importa dónde esté, el lugar donde me estoy quedando en este momento podría ser mi lugar. Si solo vivo como yo mismo, parece que estaría bien para mí existir en ese lugar.

SINOPSIS (extraída de Wiki Drama): Hae Won es una mujer ordinaria con buen carácter. Ha tocado el violonchelo desde que era una niña. Hae Won comenzó su vida social con su habilidad para tocar el violonchelo, pero, durante ese tiempo, fue herida emocionalmente por otros. Debido a eso, ella no confía en la gente y ha cerrado su corazón a los demás. Hae Won se enferma y se cansa de su vida en Seúl y decide volver a su pueblo natal, la aldea Bookhyun. Allí, se encuentra con Eun Seob, quien es su antiguo compañero de clase de la escuela secundaria. Dirige la librería «Buenas noches, librería». La vida diaria de Eun Seob es simple. Se despierta y bebe café, lee un libro y escribe en su blog. Hae Won comienza a trabajar a tiempo parcial en la librería. La vida diaria de Eun Seob comienza a cambiar después de que conoce a Hae Won.

Esta serie es delicada, sutil, con un ritmo pausado e introspectivo en la cual el drama y los momentos cómicos logran el balance perfecto. Sus personajes son complejos, profundos y realistas. Si bien el foco está puesto en Mok Hae Won e Im Eun Seob también muestra el día a día de los integrantes del «Club de lectura de Buenas noches librería» así como de la tía y la madre de Mok Hae Won que están unidas por su amor filial y un doloroso pasado, asique en general es una serie coral.

La fotografía e iluminación son preciosas, la banda sonora es acorde a cada escena . Hace tiempo que miro doramas coreanos pero es la primera vez que me encuentro con uno tan calmo y reflexivo. Cada capítulo se pasa en un parpadeo.

La identificación con la forma de ser y las vivencias de Eun Seob y Hae Won ha sido muy fuerte, ¡rayos! si hasta son de la misma promoción que yo. Asique todo me ha resultado de lo más familiar y natural, incluso el hecho de vivir en un entorno rural. Que por cierto, estoy muy complacida de que en vez de idealizarlo muestren las peripecias de vivir allí de forma realista: como las inclemencias del clima, el hecho de que al ser un lugar pequeño todos se conozcan y sepan detalles de la vida de los demás, lo aburrido que puede ser a veces, los festivales o celebraciones anuales, etc.

A medida que avanza la historia se va desvelando el pasado de los protagonistas mediante flashbacks, también hay que prestar atención al finalizar cada capítulo porque se puede leer las reflexiones que Eun Seob deja en su blog las cuales ayudan a comprenderle mejor.

Lo mismo ocurre con el resto de personajes, en especial la excéntrica tía de Hae Won, a la cual adoro, Sim Myung Yeo que es escritora y regenta la casa de huéspedes «Casa Nuez». Esta mujer, áspera al inicio, oculta un gran corazón y amor por su sobrina a la vez que mucho dolor físico y espiritual. Como no es alguien que exprese directamente lo que siente son sus pequeñas acciones lo que lleva a entenderla. En especial en el capítulo final que puede dar la sensación de dejar cabos sueltos pero no es así. Cada personaje ha avanzado, crecido y pasado al capítulo siguiente en su vida.

Para finalizar solo me resta decir que tras su visionado he quedado con una sensación de calidez, tranquilidad y sutil alegría. Reflexioné, sonreí y me entristecí junto a cada personaje. En verdad que vale mucho la pena verla porque los temas que toca son complejos sin embargo los aborda de forma realista, respetuosa y sensible. Si quieren desconectar del caos del mundo «Te visitaré cuando el clima sea agradable» es una excelente elección. Nos leemos la próxima vez.

Hae Won, entiendo que algún día te irás de este lugar. Me estoy preparando para ello. Sin embargo, cuando te vayas de aquí, espero que tu corazón no se sienta demasiado pesado. Espero que te vayas sonriendo felizmente. Que no sufras, ni siquiera un poco. Sinceramente espero esto.

En la mesa

Ordenando cajas encuentra una foto de su madre, mientras la contempla acude a ella un recuerdo.

Su hermana mayor no almorzaba con ellas, lo hacía más tarde al volver del trabajo, cuando llegaba su madre se levantaba de la siesta se sentaba a la mesa y la acompañaba. Nunca fue una persona de expresar verbalmente su cariño, al contrario lo demostraba con sus actitudes.

Vuelve a guardar la foto en la caja y reflexiona que al final somos recordados por esas pequeñas acciones tan significativas.

Louis entre fantasmas (Fanny Britt, Isabelle Arsenault)

La víspera, cuando cree que estamos dormidos, llora durante horas, como para recrearse en el dolor. Lo sé porque lo espío. Piensa en la vida de antes, cuando vivíamos aquí los cuatro y él construía sillas que olían muy bien, a madera y barniz, y mi madre preparaba galletas que olían muy bien, a mantequilla y tranquilidad.

Piensa en los grititos de Truffe cuando era un bebé, en sus primeras palabras. Piensa en las vacaciones, cuando íbamos de acampada, en las adivinanzas en el coche, en las guerras de nieve. Piensa en la sonrisa de mi madre, en la época en que sonreía. Lo sé porque yo pienso en lo mismo.

Esta novela gráfica plagada de sensibilidad, melancolía y belleza narra la vida de Louis y su familia la cual se encuentra en un momento delicado donde los suspiros y los silencios son protagonistas, donde planea la tristeza y la desilusión.

Los padres se esfuerzan por mantener el equilibrio familiar a su vez que fingen que nada sucede y el protagonista con su pequeño hermano Truffe que captan todo a la perfección y deciden seguirles el juego.

Acompañada de un dibujo potente y muy expresivo, donde los colores tienen una importancia capital para expresar las diferentes emociones del protagonista se crea una historia que enternece.

Las autoras además muestran con gran exactitud los primeros años de la adolescencia con su confusión y volubilidad, con las amistades y los primeros amores. Con sus avances y retrocesos.

Al igual que en su anterior colaboración juntas, de la que escribí una reseña aquí: ABREVIADO: Rolling Thunder/ Jane, el zorro y yo los animales silvestres tienen su protagonismo, en este caso un mapache quién acompañará al joven y le infundirá ánimo.

Recomiendo muchísimo esta obra, al igual que su antecesora deja su recuerdo y es aún más «seria» (por decirlo de alguna manera) tratando temas que no se suelen ver mucho por la literatura juvenil. Y sientes simpatía por los personajes al instante, sin juzgarlos ni condenarlos ¡Valor Louis, tú puedes!

Mar,surf, recuerdos, ferrocarril, bicicletas, boxeo y yakuzas.

Todos estos elementos que conforman el título (que me ha quedado bastante largo, por cierto) figuran en los films que he visto, no en ese orden  pero ahí están siendo parte de 5 películas introspectivas (sí, incluso en la que hay yakuzas) que presento a continuación. Cámaras, luces ¡acción!:

After Life

  • Director: Hirokazu Koreeda
  • Año: 1998
  • País: Japón
  • Género: Drama, fantasía, sobrenatural

-Ya elegí un recuerdo…de cuando tenía ocho o diez años. Entonces, ¿sólo recordaré cómo me sentí entonces?

-Correcto.

-¿Podré olvidar todo lo demás?

-Sí.

-¿De verdad? ¿Se puede olvidar? Bien, entonces aquello es realmente el cielo.

La gente muere y va a un edificio antiguo por una semana, mientras permanecen ahí deben elegir un recuerdo, el que sea más significativo o precioso. Hay un límite de tiempo, tienen tres días para decidir. Cuando hayan elegido ese recuerdo especial, el personal del edificio lo recreará en una película, la cual se proyectará el sábado. Tan pronto como revivan el recuerdo, seguirán adelante llevando consigo sólo ese recuerdo.

Esta es la premisa del film, el cual se divide en los 7 días de la semana. Al inicio se llevan a cabo las entrevistas con las personas, luego siguen las narraciones de los recuerdos escogidos para luego pasar a la recreación de los mismos donde se ve al equipo creativo discutiendo ideas y preparando el set de filmación. Todo esto con una introspección y una nostalgia evocadora.

Acompañada de tonos apagados, uso de luz natural suave y un ritmo pausado y reflexivo vamos siguiendo la historia no sólo de las personas que eligen sus recuerdos sino de los supervisores que habitan en el edificio y los acompañan en la elección.

Poco a poco se van desvelando sus historias a través de comentarios, interacciones y sus objetos personales. Muestra, en mi opinión, con mucha claridad los entresijos y contradicciones del ser humano, lidiar con la gente no es fácil. Además deja pensando un buen rato y plantea algunas preguntas : ¿qué recuerdo te llevarías al más allá? ¿Qué tan fiel y exacta es la memoria? ¿Qué pasa si no puedes  o no quieres escoger un recuerdo? Para averiguarlo resta ver la película.

En su momento busqué desesperadamente dentro de mí cualquier recuerdo de felicidad. Ahora, cincuenta años después he aprendido que yo era parte de la felicidad de alguien. Qué descubrimiento más maravilloso.

Maborosi

  • Director: Hirokazu Koreeda
  • Año: 1995
  • País: Japón
  • Género: Drama

-¿De quién es el barco?

-No es de nadie.

-Entonces lo quiero.

-¿Pero dónde lo guardarás?

-En el armario.

De todas las de la lista esta es, por lejos, la película que exige estar en un estado mental y emocional adecuados, pues sino puede resultar soporífera, ya que se detiene en cada escena y es muy contemplativa, rezuma melancolía. Y de eso trata la historia.

Una mujer (Makiko Esumi) pierde repentinamente a su esposo (Tadanobu Asano) , quien aparentemente se suicidó, quedando sola con su bebé de tres meses. Luego de unos años vuelve a casarse y se muda a la ciudad costera donde reside su nuevo esposo con su hija.

Es un film que explora y representa muy bien el duelo, la tristeza, la pérdida. Los sonidos cotidianos y pequeños momentos de la vida cotidiana introducen en la historia  llegando un punto en que parece que más que ver una película estuvieras espiando un poquito a cada personaje en sus quehaceres cotidianos.

Los diálogos son concisos, enfocándose más en cada gesto y movimiento. Las actuaciones son muy espontáneas, destacándose la de los niños. Con una banda sonora acorde. Y una fotografía estupenda.

Poppoya/El ferroviario

  • Director: Yasuo Furuhata
  • Año: 1999
  • País: Japón
  • Género: Drama

-Abuela ¿va todo bien?

-Ya te lo dije. No podemos quedarnos aquí sin hacer nada. Esta ciudad se está muriendo, pero nosotros no.

Profunda, intimista con una carga emocional contenida y ese estoicismo férreo propio de los japoneses.

  Ken Takakura lo hace de nuevo, brinda otra actuación estupenda. En esta ocasión interpreta a Otomatsu Sato, un ferroviario de Horomai disciplinado y entregado devotamente a su trabajo en una pequeña ciudad nevada que está condenada a desaparecer. Sus habitantes se marchan, sólo quedan ancianos y además van a cerrar la línea ferroviaria donde trabaja porque ¡palabra mágica! no es rentable.

Esta película en lo personal tocó mi fibra sensible, me ha sido imposible no sentirme identificada con la historia. A pocos kilómetros de mi pueblo, por calle de tierra como no, se encuentra una localidad que quedó deshabitada, murió,  como muchos pueblos de mi país, cuando dejó de pasar el tren. Puedo ver las líneas del ferrocarril cuando salgo a dar mis caminatas y los durmientes que cruzan por encima del arroyo. Siento cierta melancolía de imaginar ese tren que nunca veré, me quedan los relatos de mis padres que viajaron por estas vías. Volviendo al film, nos muestra la resignación, el paso del tiempo y la determinación de Otomatsu de cumplir con su trabajo hasta el final.

El pasado y el presente se entremezclan para contar la historia del solitario ferroviario a quien le espera un encuentro con una persona muy querida.

Creía en los dichos de mi padre y los he llevado a la práctica. Decía que las máquinas de vapor reconstruirían el país tras la guerra. Que trabajase con ellas. Y así lo he hecho. Me convertí en maquinista. Ahora voy a acabar mi carrera como ferroviario. Lo he hecho lo mejor que he podido. Y no me arrepiento de nada.

Kids Returns

  • Director: Takeshi Kitano
  • Año: 1996
  • País: Japón
  • Género: Drama, crimen

-Dinamita Kid, ése será tu nombre ahora.

-¿Eh?

-Yo encontraré otra cosa.

Este film es muy especial para mí, fue el primero que vi de Kitano y por el cual me volví seguidora del director, he visto casi toda su filmografía. Cada una de sus películas tiene su encanto pero, como suele suceder, tengo mi grupo de favoritas en donde se encuentra por supuesto ésta.

Aquí se siguen las andanzas de Shinji (Masanobu Ando) y Masaru «Machan» (Ken Kaneko) dos adolescentes problemáticos a los que une la amistad y el gusto por fastidiar a los antipáticos de los profesores (porque lo son) de su escuela.

Estos dos «tontos sin futuro» como los describe el profesorado descubren de casualidad sus intereses, Shinji en el boxeo y Masaru en la yakuza. A raíz de esto sus caminos se separan, y ahora cada cual por su lado ascenderá en su actividad. Pero el destino es caprichoso y adverso, y nuestros protagonistas sufrirán un revés.

Además de seguir a este par también se explora las historias de otros compañeros de su clase, como el dúo cómico, los matones que se meten al boxeo por curiosidad y un joven al que fastidian en la escuela.

El ritmo es dinámico aunque se detiene en algunos detalles. Un relato con humor seco, cierto halo de amargura y esperanza. Es muy realista, no va de héroes que superan los obstáculos para llegar a su meta, va de personas. Kitano no edulcora ni glorifica nada. Cada decisión tomada hace que los personajes crezcan para bien y para mal. Con sus aciertos y sus fallos siguen avanzando, los aceptas como son y se les toma simpatía.

El punto aquí es la amistad, a pesar del distanciamiento sigue ahí, de buscar tu propio camino, perder y volver a empezar.  Acompaña una estupenda banda sonora a cargo del magnífico  Joe Hisashi.

Sobre la película Kitano manifestó lo siguiente: «No quería hablar de cosas complicadas. Sólo quería divertirme» pues sí, pero de igual forma siempre hay un punto de reflexión en sus films y éste no es la excepción.

-Machan, ¿crees que todo ha acabado para nosotros?

-Idiota. No hemos ni empezado.

A Scene at the Sea

  • Director: Takeshi Kitano
  • Año: 1991
  • País: Japón
  • Género: Romance, drama.

La historia presenta a Shigeru (Claude Maki) un recolector de residuos sordo que encuentra en una de sus recolecciones una tabla de surf, la repara y comienza a introducirse en el mundo de este deporte acompañado de su novia.

Es una historia muy cotidiana, simple, que reboza ternura e inocencia. Con dos personajes a quienes se les toma simpatía a los pocos minutos. Se siente muy real, los diálogos, los gestos, cada momento es muy puntual y creíble, tanto que podría ser perfectamente la historia de cualquier aficionado al surf.

El sonido es excelente y el punto clave de la película. Te sumerge completamente en la historia: el ruido del mar, el viento, las risas, los pasos al caminar,  los vehículos. Es toda una experiencia auditiva. Se puede cerrar los ojos y realmente crees estar, valga la redundancia, frente al mar. Sin mencionar que Joe Hisashi vuelve a entregar otro excelente soundtrack (este señor siempre produce maravillas)  pueden escuchar uno de los temas aquí, el que escogí tiene influencias de Erik Satie (otro gran compositor):  Cliffside Waltz I – Joe Hisaishi (A Scene at the Sea Soundtrack)

Un manejo del drama comedido, que deja con una triste sonrisa porque tiene su toque amargo, pero no por esto deja ser un precioso y delicado relato. Por algo Kitano sensei es uno de mis directores favoritos, demuestra que puede manejar cualquier registro y entregar trabajos muy logrados.

Por cierto, me gusta ver películas sobre surf, no soy una experta ni nada, pero donde haya gente «cabalgando las olas» yo la veré  y, a mi parecer, es hasta la fecha la que mejor lo expone. Sentí que estaba ante una verdadera competencia, con los jueces y demás, lejos de efectos grandilocuentes. Por lo que me atrevo a afirmar que los fans de este deporte la disfrutarán.


Y aquí concluye mi selección de películas, espero alguna despierte su curiosidad y decidan darle una oportunidad. Nos leemos más pronto que tarde, cambio y fuera.

Capitán Fantástico

  • Director: Matt Ross
  • Año: 2016
  • País: Estados Unidos
  • Género: Drama/Comedia

  Bien, lo admito mi cerebro está frito de tanto leer cosas de la carrera más lo que investigo y estudio para mis prácticas docentes (esto ya lo mencioné en otra entrada) por lo que cuando mi mente pide un descanso me voy hacia mis queridas películas y dejo que las tramas me envuelvan. Y la de esta ocasión ha dejado huella, tanto así que me he puesto a dialogar con la misma (menos mal que miro películas en soledad sino la que me esperaba) Recomendada por Silvia del blog La Gata de Chesire, les recomiendo encarecidamente su blog a todo aquel quién no haya pasado por allí, se están tardando mucho en conocer a esta bloguera amante del cine.  Y el caso es que esta historia tiene mucha tela para cortar, empecemos por el principio.

  Ben Cash (Viggo Mortensen) vive en el bosque con sus cinco hijos: Bo (George Mackay) Vespyr (Annalise Basso), Kielyr (Samantha Isler), Rellian (Nicholas Hamilton), Zaja (Shree Crooks) y Nai (Charlie Shotwell) Donde son educados y preparados para la vida, entre sus actividades están cazar sus alimentos (ciervos principalmente…Bambi está temblando en un rincón), cultivar la huerta, realizar ejercicios (yoga incluido entre otras disciplinas) además de su educación académica dictada por Ben en la que además de leer libros y dar lecciones orales deben argumentar el porque les gustó o no.

Esta familia vivirá una aventura y sus lazos serán puestos a prueba cuando se enteran de que Leslie (Trin Miller) esposa y madre del clan muere lo que los llevará a un viaje para ir al funeral a pesar de la prohibición de su abuelo paterno (Frank Langella) que desaprueba el modo en que Ben cría a sus hijos.Captain

  El modo de vida de los Cash suscitará más de un comentario entre sus demás familiares, que no lo aprueban y los ven como «unos raros» o «hippies» como los catalogan más adelante. Solo porque alguien tenga costumbres o modos de vida diferentes no significan que sean mejores ni peores. Pero todo lo que se sale de la «normalidad» y lo establecido por la sociedad ya es visto como peligroso, ni siquiera se intenta comprender o empatizar con el otro. Se le pone una etiqueta y se aleja a un rincón. Y este es, en mi opinión, el plato fuerte del film.

Se muestran los pros y contras de una crianza distinta por un lado Ben habla a sus hijos sin tapujos con honestidad como cuando Nai pregunta que son las relaciones sexuales y su padre se lo explica. Por el otro más de una vez los niños viven situaciones riesgosas o al límite.

Todo esto hace al film, el vínculo entre ellos es interesante de explorar. Son todos muy unidos lo que no quita que haya peleas o algún desacuerdo. El más rebelde y quién enfrenta más de una vez a su padre es Rellian, al mismo tiempo que hace frente a la pérdida de su madre. Duelo que toda la familia elabora a su manera.

fantastic
Los Cash marcando tendencia.

La fotografía es preciosa, esos verdes paisajes, las sierras fueron de agradecer a mi vista. El empleo de iluminación natural, ya que la mayoría de las escenas transcurren en el exterior y el uso del fuego le otorgan calidez y potencia.

En este caso mencionaré el vestuario, no suelo hacerlo pero aquí es preciso que hable de él pues cada integrante tiene su propio estilo: los colores y combinaciones son vivos sin desentonar o romper la armonía. Llamativo y sobrio, original y divertido.

La banda sonora es buena, amé la versión acústica de Sweet Child of Mine interpretada por los Cash. Aquí les dejo el enlace: Sweet Child O Mine-Captain Fantastic Soundtrack

 Espero le den una oportunidad a este film y lleno de reflexiones pero por sobre todo gratos momentos.

  A quién le interese: próximamente volveré a hablar de mis libros, no es que me volqué solo a lo visual simplemente espero que mi saturado cerebro me permita volver a leer algo nuevamente sin protestar por seguir poniendo letras ante él (gracias carrera gracias por darme un bloqueo lector :-/) Esto es todo, cambio y fuera.