Dos princesas sin miedo (Gail Carson Levine)

«Me exiliaré de Bamarre
hasta el día en que los cobardes
marchen junto a los valientes.
Pero mientras los audaces
hayan de combatir solos,
yo no volveré a Bamarre».

 Nos adentramos en el Reino de Bamarre un lugar sitiado por grifos, espectros, ogros y dragones la gente anda con cautela y en guardia pero un enemigo aún más poderoso y mortal se cierne por estas tierras la Fiebre Gris, una enfermedad para la cual no existe cura conocida. La princesa Adelina se armara de valor y buscará una cura para dicha enfermedad y así  salvar el reino y a su querida hermana Meryl.

Inspirada en los relatos de Drualdo, el héroe de Bamarre, la joven sacara el valor que se esconde en su interior para hacer frente a los desafíos que se le presenten acompañada por Rhys el mago de la corte.

Gail Carson Levine, autora que conocí gracias al blog de la querida Magrat, nos presenta una historia de fantasía épica en donde la amistad, el amor, y el valor que se esconde dentro de cada uno convergen dando una historia muy entrañable y amena. De todas maneras que esto no los confunda, puede parecer infantil pero no lo es para nada, el final es por lo demás curioso ya que no finaliza con el típico final feliz, en sus páginas aguarda una sorpresa.

Otro detalle que quería mencionar es el personaje de Drualdo el héroe épico, quién me recordó al libro Mio Cid Campeador (que leí en secundaria, algunas partes se me hicieron un poco tediosas por ser la primera vez que leía un libro de estas características pero no estuvo mal y es muy recomendable) ya que sus hazañas son narradas en forma de Cantares de Gesta los cuales están presente durante toda la narración.

Si les gustan la fantasía medieval plagada de seres fantásticos o son fans de Levine no se pierdan esta novela entretenida y que no deja indiferente con unos personajes muy simpáticos y unas heroínas a la altura de la circunstancia, que es otro punto a tener en cuenta aquí las jovenes no son pobres doncellas en peligro sino auténticas luchadoras y eso no es algo que se encuentre todos los días en la literatura juvenil.

Anuncios