Las tortugas también vuelan

ADVERTENCIA: Esta no es una reseña al uso, quizás sea lo más personal que he escrito hasta ahora en el blog si no lo explico así no se comprenderá mi apego a esta película, quizá aunque lo explique no se comprenda pero da igual…es mi blog personal y me apetece.


11 de septiembre de 2001, atentado a las torres gemelas, por varias semanas las noticias sólo pasan información de este suceso. Mi yo de 9 años descubre que existe un país llamado Irak.

A mis 12 años en clase de ciencias sociales la profesora nos da un texto sobre el pueblo kurdo que debemos leer y resumir.

Con 16 años le pido a un profesor la película “La vida es bella”. No sólo me presta dicho film en DVD sino que a su vez me da “Las tortugas también vuelan” rápidamente conecto con la historia, trata un tema histórico que he presenciado. Imagino que lo mismo debe sucederle a quién vivía cuando inició la Segunda Guerra Mundial (por poner un hecho harto conocido) al ver un film que trate dicho tema o cualquier otra situación (inserte aquí otro hecho histórico que ha vivido de cerca y le ha impactado)

El film de Bahman Ghobadi marca un antes y un después en mi vida. Gracias profesor, nunca nos pusimos de acuerdo con “El mercader de Venecia” pero siempre recordaré que fue usted quién me acercó esta historia.

2021 PANDEMIA. En el trabajo escucho gente protestar por: el uso del tapabocas/mascarilla y la máscara de acetato; las restricciones horarias; las vacunas (porque no llegan o porque llegan pero vaya a saber que te inyectan) y la frasecita que lo resume todo “En cualquier momento cierran todo de nuevo” como esperando en su interior que todo se desmorone. Las noticias son un caldo de cultivo donde periodistas y políticos crean pánico, malos entendidos, desinforman o aprovechan para hacer campaña sucia. Estrés, angustia, incertidumbre, irritabilidad. Un bonito cóctel del que es casi imposible salir airoso. En el medio muchísima gente enferma, fallecidos, personas sin trabajo, sistemas de salud colapsados, pero eso no tiene importancia. Lo que importa es que no se puede salir de vacaciones, hacer fiestas, que la internet anda lenta y para colmo hay que usar mascarilla. Los otros no importan, cada cual vive en su burbuja de egocentrismo y egoísmo.

Después de una semana particularmente tensa llega el viernes y veo nuevamente la película: vuelvo a ver las cosas en perspectiva.

A pesar de su crudeza, o precisamente por ello la rebobino en mi mente para no flaquear. Soy completamente consciente de que la situación actual no es buena, así mismo antes del Covid 19 había vidas e historias de gente que tiene el alma rota y siguió caminando con su dolor a cuestas…esto ha sido así siempre en cada país de cada continente.

Este es un vistazo a la vida de esas personas. Sin grandilocuencia ni melodrama. Es directa, como arrancarse un apósito de golpe. Deberían verla por su historia; por su simbolismo; porque te hace crecer, tener más coraje y dignidad para enfrentar la vida. Porque muchas de las quejas y protestas del entorno son insignificantes, huecas y esta historia te lo demuestra. Porque es más que lo que dice su sinopsis. Porque cada cual la interpretará de una forma totalmente única y personal.

  • Director: Bahman Ghobadi
  • Año: 2004
  • País: Irán e Irak
  • Género: Drama

SINOPSIS (extraída de FilmAffinity) Los habitantes de un campo de refugiados del Kurdistán iraquí buscan desesperadamente una antena parabólica para poder estar informados del inminente ataque americano contra Irak. Los niños del campamento, liderados por un chico al que llaman “Satélite”, se dedican a la recogida y venta de minas antipersona. Nuevos refugiados llegan al lugar: un joven mutilado, su hermana y un niño pequeño. Satélite quedará prendado de la triste belleza de la joven.

¿Qué han hecho con nuestra querida patria? No tenemos agua, ni electricidad. Ni escuelas, ni desarrollo. Hasta le impiden al cielo traernos ondas para saber cuándo va a empezar la guerra con Estados Unidos. Maldigo esta situación, la maldigo.

Imágenes extraídas de Pinterest