¡No te metas con el club de cine! Eizouken

  • País: Japón
  • Año: 2020
  • Género: Seinen, aventuras, comedia, amistad, escolar.
  • Episodios: 12

La experiencia alimenta la originalidad ¿Entiendes?

Por fin asoma por Saltos en el Viento un anime, tenía tiempo pensando en escribir sobre uno pero sinceramente todos los que he visionado a lo largo de los años y me han gustado ya tienen sus muy buenas reseñas en otros blogs que sigo asique no sentía necesidad de añadir más. Sin embargo éste es especial, pues aunque se ha hablado del mismo no tiene tanta popularidad como otros. Eso por un lado, por otra parte es una historia que puede gustar a personas que no suelen consumir este tipo de entretenimiento y la última, pero no por eso menos importante, se sale de los tópicos y muestra las cosas desde un enfoque más realista.

La historia nos presenta a tres estudiantes de secundaria: Asakusa imaginativa y dispersa a quien le encanta dibujar fondos y objetos. Mizusaki perfeccionista, la encargada de dibujar a los personajes y por último Kanamori que cumple con las funciones de una productora, organiza y guía a las otras dos, es la mente maestra detrás del «Club de cine Eizouken».

El escenario donde las protagonistas se mueven es la ciudad de Shibahama que en palabras de Asakusa es un terreno de edificios raros, un laberinto acuático hecho ciudad, y no se equivoca. La ciudad las inspira constantemente. Asique hay mucha exploración por la misma, el otro escenario por donde se mueven es la escuela…el campo de batalla: pues el club tiene que vérselas con el centro estudiantil y los profesores que suelen poner trabas.

Pintan todo color de rosa hablando de «sueños» y «esfuerzo» y evitan todo lo que podría darles problemas ¿Es esa su idea de educar?

«El esfuerzo es la recompensa». Aferrarse a ese cliché solo vuelve más duro el inevitable golpe de realidad.

El ritmo es ágil y constante, dinámico. Se entremezcla la realidad y la fantasía combinado con diferentes técnicas de animación para mostrar cuándo los personajes explican sus ideas y despliegan su imaginación creando diferentes historias, enfocadas en la ciencia ficción. En la serie hay explicaciones técnicas de la animación con ejemplos expuestas de forma amena por lo que además se aprenden más cosas de este medio.

Para hacer algo divertido, es mejor ver el mundo que mirar una hoja en blanco.

(Y Hayao Miyazaki estaría completamente de acuerdo con esta afirmación)

Y no solo eso sino que muestra la realidad a la que se enfrentan quienes se dedican al rubro: plazos de entrega, recursos, insumo de tiempo, presupuesto. Tener que ajustar ideas para satisfacer los gustos de los que les encargan trabajos, negociar, mediar. Todo está ahí personificado en la figura de Kanamori quien tiene constantemente que bajar a la tierra a las otras dos chicas, en la que la imaginación, el pragmatismo y la realidad se conjugan.

-¿Pudiste terminar?

-Más que terminar, lo describiría como lo que pasa cuando la pasión colisiona contra la resignación.

El dinero se acepta junto con la responsabilidad. Los pagos garantizan un nivel de calidad en el trabajo. Al aceptar dinero tenemos la obligación de cumplir ciertos estándares ¿Es mejor que te paguen por hacerte cargo de algo o que no te paguen ni te importe?

Otro punto a favor que quiero destacar y es el que me gustó tanto son las conversaciones, el anime deja a un lado, rechaza de plano los típicos estereotipos que se ven hasta el cansancio cuando los personajes principales son femeninos: protagonistas ñoñas, que apenas pueden articular alguna frase, que nunca defienden sus puntos de vista o siquiera expresan lo que piensan y sienten, resumiendo todo en rubores y miradas recatadas hacia el suelo. Pues aquí NADA DE ESO: discuten lo que quieren hacer y cómo, dan sus puntos de vista, defienden ideas, descartan, llegan a acuerdos cediendo un poco ambas partes en ciertos casos y en otros teniendo que amoldarse a lo que pueden hacer y ofrecer en ese momento. Ha sido tan gratificante poder ver esto en un anime.

Con cada capítulo que pasa además de que los proyectos de animación se vuelven más ambiciosos también el tono se vuelve más adulto, en los últimos dos capítulos se reflexiona sobre la sociedad y la convivencia con otros (detalle no menor) la amistad, el trabajo, la responsabilidad.

Y nada más que añadir, sólo que le den una oportunidad porque bien vale la pena. Ah, por cierto la banda sonora vale oro: https://www.youtube.com/watch?v=IAl-xU0CgZ4&ab_channel=ImTheFridge

Nunca trabajen más de lo necesario y encuentren momentos de ocio. Ese es el mayor secreto del trabajo.