Colegiala (Osamu Dazai)

 “He sentido unas súbitas ganas de hacérselo saber a todo el mundo, de gritárselo a los insectos que cantaban en la oscuridad del jardín. «¡Los que quieran mirarnos que nos miren! ¡Nosotros somos gente de corazón noble!»” (Linterna)

Bueno, ésta es mi última novela japonesa por el momento. Voy a darles un descanso a los escritores nipones (por ahora…no se confíen demasiado) Bien, vamos al quid de la cuestión:

Colegiala está compuesto por 14 relatos, que tienen como protagonistas a  mujeres, de distinta edad y condición. El autor se mete en la piel de cada personaje con una maestría y delicadeza tal, que realmente parece que estuvieras escuchándolas a cada una narrar su historia. Se nota a la legua, el profundo conocimiento que Dazai tenía del universo femenino.Colegiala

Con ritmo pausado e introspectivo, mantiene la atención a lo largo de la narración. En ningún momento se hace pesado y aburrido. En pocas líneas transmite lo que quiere transmitir con precisión. La figura masculina, queda en segundo plano. Y los hombres que desfilan por las páginas ejercen, en la mayoría de los casos, el papel de antagonista. Siendo tachados mayoritariamente de vagos e indolentes.

Aquí son ellas las que toman las riendas de la situación, soportando con verdadera dignidad los reveses a los que se ven sometidas. Y es que está ambientado en plena época de posguerra, aunque  hay tres relatos que tienen como escenario la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Como he estado leyendo la biografía del autor, puedo decirles que mucho de lo que hay plasmado son pinceladas de su propia vida. De hecho su crítica a los hombres, no es más que una crítica a sí mismo. El relato Osan, es el más autobiográfico de todos los presentes.

Dazai
Osamu Dazai, modo pensante.

Es un libro que se lee en un suspiro (o dos, quizá tres: depende el ritmo de lectura que tengan) y si quieren iniciarse con este autor es una buena opción, fue mi primer encuentro literario con Dazai y he quedado muy satisfecha. Pues es agradable constatar que tenía en su haber relatos no tan oscuros y depresivos. Él es muy conocido por su obra “Indigno de ser humano” pero como no estoy por la labor de leer drama en estos momentos, me decanté por esta obra.

Para finalizar, a los aficionados al anime (y a los que no también) les recomiendo (si no la conocen ya) la serie Aoi Bungaku Series ,que vi hace un par de años atrás (unos cuántos), donde podrán conocer dos de sus obras (creo eran dos) Una es la ya citada “Indigno de ser humano” que es con la que inicia el anime. Bien, es todo por ahora. Nos leemos la próxima. Cambio y fuera.

Anuncios

Soy un gato (Natsume Sōseki)

“Los gatos caminamos como si lo hiciéramos por el aire, como si pisáramos encima de las nubes, tan silenciosamente como una piedra que se hunde en el agua, como una antigua arpa china tocando en lo profundo de una cueva. El caminar de los gatos es la realización instintiva de todo lo más delicado”

Esta es una sátira sobre el comportamiento humano en todas sus formas y matices. Narrada de manera irónica y lacerante por un felino sin nombre, que habita en la casa de Kushami: un maestro de inglés. Por dicha residencia desfilan personajes de lo más variopintos como Meitei, Kangetsu, Dokusen entre otros. Cada cual con una personalidad tan distinta como su visión de la vida.Soy un gato

El autor escribe una novela en donde convergen la belleza, la frivolidad, el egoísmo, la crítica al individualismo, la falta de empatía, el poder y la adulación. A través de los ojos del minino misántropo (pero adorable) el lector descubre la vida y modos de pensar de la sociedad burguesa en la era Meiji .

No faltan las referencias culturales e históricas: la Guerra ruso-japonesa, los haikus, el teatro Nō. 

La narración es fluida y puntual, con pocos detalles externos y descripciones breves. Muchos diálogos y monólogos internos. Y como buena sátira el escritor se introduce en la misma y no pierde ocasión en burlarse de sí mismo:

(…) “Precisamente el otro día un colega, un tipo llamado Sōseki, publicó un relato corto titulado «Una noche». Se trataba de una cosa tan vaga que, sinceramente, no hay quien entienda nada. Yo personalmente le pregunté al autor qué es lo que quería decir con esa historia, pero él no quiso darme ninguna explicación, y se limitó a decir que si la historia no tenía ningún sentido, no le preocupaba lo más mínimo. Creo que su actitud es muy demostrativa de los nuevos vientos que soplan para la poesía moderna.
—Pues será un poeta, ese Sōseki del que hablas, pero a mí más bien me parece un tío raro —soltó el maestro.
—Debe de estar loco —sentenció Meitei.”

Es mi primera novela de Sōseki y no será la última. Me ha gustado mucho y no puedo estar más satisfecha con la misma. He reído y reflexionado a partes iguales, así como establecido cierto paralelismo entre las preocupaciones y actitudes de la sociedad tokiota de la época y lo que sucedía (y todavía sucede) en la de mi país, lo que ha sido por demás curioso.

(…) “En éste y otros ámbitos, los europeos son poderosos, y siempre habrá alguien dispuesto a hacer el estúpido y a copiar sus maneras, se lo pueda permitir o no. Se rendirá ante los poderosos, se humillará ante los ricos y se dejará aplastar por los que marcan las tendencias desde el extranjero. Si estas actitudes tan lamentables se debieran a algún tipo de necedad o de estupidez congénita, al menos quedaría un margen para la compasión. Pero entonces que no argumenten que Japón es una gran nación. Y sucede tres cuartos de lo mismo en el campo de los estudios académicos.”

Una novela muy recomendable donde, aunque sea escrita en tono de burla, se vislumbran la poesía, la filosofía zen y un llamado a no dejarse arrastrar por modas o mandatos absurdos.

Soseki
Natsume Sōseki

En las páginas del libro un gato con sonrisa maliciosa les dirá unas cuantas cosas y entre risa y risa, clava dardos envenenados pero si uno se detiene a reflexionar ¿qué ha cambiado verdaderamente? Espero que si todo esto les ha despertado curiosidad no dejen pasar la lectura de “Soy un gato”. Y ahora me despido, voy a preguntarle a Mandy que opina ella de la vida.

 

 

 

 

 

 

Tetsugaku Letra (Sahara Mizu)

  Como mencioné en una de las preguntas del Liebster, Sahara Mizu es una de mis referentes en el mundo del manga. Y sus historias siempre me llegan, esta no ha sido la excepción y decidí compartir mis impresiones. Y también animarlos, a quienes no la conozcan, a darle una oportunidad . Intentaré dominar mi fangirleo (tranquila, respira….)

   La historia comienza con una pregunta: ¿Qué tipo de persona es aquella capaz de cambiar la vida de otra? Un interrogante que flota, a lo largo de la narración, en los pensamientos de Ichinose Kimitaka, el protagonista. A raíz de un incidente ocurrido en su pasado se ha hundido en la depresión, entregándose a la apatía. Como autocastigo por la culpa que siente.

 Pero esto cambiará cuando lleguen a su vida, de una manera singular, unos zapatos rojos, y con ellos se iniciará en el Flamenco (sí, como leen) Así empezará su odisea por este mundo desconocido y cautivador. Una historia donde se plasma la amistad, la superación personal, los lazos familiares, y el día a día en la vida de un adolescente con sus aciertos y errores.

TL Tomo 02 » Pg 035.jpg
Una de mis escenas favoritas.

   La narración es pausada, reflexiva y concisa. La autora deja que las expresiones y actitudes de los personajes llenen los silencios. Me he emocionado al leerla y tomado cariño a cada personaje, me gustan porque no son perfectos sino que luchan por mejorar y cambiar aspectos de sus vidas, intentando dejar atrás malos recuerdos.

  Además agradezco mucho que se le diera un lugar tan importante a la familia: en la relación que tiene Kimitaka con su abuelo me vi un poco reflejada. El apoyo que le brindan su madre y su hermana también es a destacar, porque aquí el vínculo familiar no es un mero accesorio o algo superfluo que se menciona al pasar. Se plasma el amor, el enojo, la preocupación, el apoyo incondicional. Todo de manera natural, como si estuvieras viendo a una familia REAL y no un estereotipo o cliché al que muchas veces recurren en las historias con adolescentes.TL Tomo 01 » Pg 112

  Y ese es el otro punto a favor. En ningún momento Kimitaka y sus amigos dejan de ser lo que son: adolescentes. Con sus dudas, sus preocupaciones, alegrías, sueños y tristezas. No hay hilaridad, ni melodrama: cada situación es presentada de manera coherente y equilibrada

   Sahara Mizu trae una historia original e introspectiva en la que se acerca de manera respetuosa a una expresión artística ajena a su país. Aprendí mucho de esta danza con la lectura del manga, la recomiendo mucho no solo porque me guste la autora sino porque la historia lo vale y deja sutiles reflexiones sobre la vida, quererse, dejar de lado los prejuicios y defender lo que te apasiona y hace feliz. TL Tomo 02 » Pg 027.jpg

 

El libro de la almohada (Sei Shōnagon)

 La Emperatriz me dijo:

– ¿Por qué tan callada? Di algo, estoy triste cuando no hablas.

Repliqué:

– Contemplando la luna de otoño.

La Emperatriz dijo:

– Ah sí, dices lo que debes decir.

   

  Sei Shōnagon fue una Dama de Honor de la Emperatriz Sadako, en el siglo X, durante el Período Heian. Su diario (que se denominaban de almohada porque se guardaban en los cajones de las almohadas de madera) está plagado de variados detalles sobre el día a día en la corte.El libro de la almohada

 Desde listas de cosas: agradables, desagradables, vergonzosas, que provocan asombro, etc. Hasta episodios ocurridos en el palacio, poemas, costumbres, modales, protocolos, festividades.

   Con una prosa elegante, sencilla y poética, la autora nos introduce en un mundo de introspección, observación y recogimiento espiritual (cuando leo literatura japonesa termino relajándome) En donde el lector nota su gran capacidad de observación y atención a los pequeños detalles: abanicos, ropa, paisajes, papel.

   También se refleja su carácter, una mujer muy lista y culta que no le gustaba que le hicieran perder el tiempo, altiva y desdeñosa con las clases sociales de rango inferior (aunque no cruel). Y a su vez, alguien que conserva la inocencia y se maravilla con las pequeñas cosas:

“En los cercos de bambú y en los bordes entrecruzados vi jirones de telaraña y donde se habían roto los hilos vi pendientes gotas de lluvia que parecían cuentas de perlas blancas (…)Al aumentar la luz del día, el rocío fue desapareciendo del trébol y de las otras plantas donde antes abundaba; las ramas se agitaron y luego se elevaron a un tiempo como si se hubieran puesto de acuerdo. Luego conté a la gente lo bello que había sido todo eso. Lo que más me impresionó fue que nadie se impresionara.” (50. Recuerdo una mañana clara)

Sei Shonagon
Sei Shōnagon

  Ha sido un maravilloso viaje entre kimonos susurrantes, jardines y estanques, reflexiones, poesía, y tranquilidad por uno de los períodos más florecientes de la cultura japonesa. Si gustan del país del sol naciente, los invito a leer este libro. Como aliciente les cuento que los mininos eran muy respetados y venerados, tanto así que algunos alcanzaban el grado de nobles (Mandy lo sabe, y por eso se comporta como una emperatriz…ahora todo me queda claro)

La señora Lirriper (Charles Dickens)

-Comandante- dije yo-, serénese y recomiéndeme que hacer con Joshua, el hermano pequeño de mi difunto Lirriper.

-Señora- respondió el comandante-, mi consejo es que le procure usted alojamiento y comida en un molino de pólvora y le dé usted una buena propina al propietario cuando explote.

-Comandante- repliqué-, como cristiano que es usted, no puede estar hablando en serio

-Señora- repuso el comandante- ¡Dios sabe que así es!

  La señora Lirriper es una novela concebida por entregas, en el semanario que Dickens dirigía: All The Year Round, la primer parte titulada “La pensión de la señora Lirriper” contó con la colaboración de: Elizabeth Gaskell, Andrew Halliday, Edmund Yates, Amelia Edwards y Charles Collins.

 En la segunda parte “La herencia de la señora Lirriper” contó con las historias de: Charles Collins (otra vez) Rosa Mulholland, Henry Spicer, Amelia Edwards y Hesba Stretton.Dickens

   El hilo conductor es Emma Lirriper una señora viuda, que decide abrir una pensión. Su mano derecha, amigo e inquilino es el Comandante Jemmy Jackman. Quién a raíz de ciertos sucesos, y a petición de Emma, recolecta todos los relatos que diversos huéspedes le refirieron en su paso por la pensión.

   En ellos se dan cita temas como: el amor, fantasmas, suspenso, desamor, situaciones cómicas, parientes antipáticos, criados inquietantes, vecinas envidiosas. Ha sido una lectura muy amena y que me ha sacado más de una sonrisa (que la necesitaba luego de leer Thérèse Raquin)

  Se nota lo bien que se la pasaron todos aportando sus ideas y colaborando con Dickens, percibiéndose un clima de amistad y respeto. Una verdadera fiesta literaria entre escritores (podía vislumbrar el confeti y los globos) Porque esa es la intención de la novela, que el lector pase un buen rato. No se encontrará nada del otro mundo: ninguna situación que haga exclamar “¡Esta novela ha cambiado mi vida para siempre!”, simplemente son para disfrutar repantigado en el lugar que les resulte más cómodo y grato.

  Y los autores logran con creces su cometido, al terminarlo se siente que se ha estado entre amigos, intercambiando impresiones y anécdotas (mi imaginación y yo) Además es una buena forma para conocer a cada uno, soy de la opinión que si no estás seguro de iniciarte con cierta novela de un escritor  comiences por sus relatos cortos o colaboraciones (si los tiene, claro)

   Emma y el Comandante Jackman, junto a un niño muy agradable (aunque Dickens peca de dotarlo de demasiada benevolencia) se han hecho un hueco entre mis personajes queridos (y eso que no es fácil ingresar al club) Además hay varias citas que valen la pena (algunos ya conocen mi amor por éstas), les dejo las siguientes:

  Duke pasó poco después por la rectoría y al asomarse por casualidad a una de las ventanas de la cocina vio a Theresa con un mandil y un delantal, con los brazos cubiertos de harina, blandiendo un rodillo de cocina y riendo y charlando con Bessy, que iba vestida de forma similar (…) La única conclusión que pudo sacar Duke fue la misma que habían sacado tantos hombres sabios (y estúpidos) antes que él “En fin, a las mujeres no hay quien las entienda” (DE CÓMO EL PRIMER PISO VIAJÓ A CROWLEY- ELIZABETH GASKELL)

-Bueno- dijo sentándose a la mesa e iniciando un vigoroso ataque a los comestibles-, es lo que había imaginado: tendremos que recurrir a los grandes remedios.

-¿ A qué te refieres?- pregunté.

– Me refiero- observó Dewsnap troceando un huevo- a que la otra parte se niega a disculparse, y a que en consecuencia habrá que darle el pasaporte…Dispararle (DE CÓMO UNOS NUBARRONES ENSOMBRECIERON LA BUHARDILLA- CHARLES COLLINS)

 No se enorgullecía de poder traducir “La hija del cazador de ratas” a seis idiomas, incluyendo el griego y el árabe, pero se tenía por el único hombre en la superficie de la Tierra, que conocía las proporciones exactas de aceite y de vinagre necesarias para aliñar correctamente una ensalada de patatas (DE CÓMO UN DOCTOR ASISTIÓ A LA HABITACIÓN DE AL LADO- ANDREW HALLIDAY)

-Señorita Ray-dije- ¿qué opina usted de un hombre que, después de pasar quince años en el extranjero, tiene la desvergüenza de volver a casa sin un chelín en el bolsillo? ¿No cree que tendrían que lapidarlo?

-Me lo había imaginado- respondió ella moviendo la cabeza, alzando los ojos con otra de sus miradas astutas- Lo supe en cuanto le instalaron en un cuarto tan malo (OTRO ANTIGUO HUÉSPED RELATA SUS VIVENCIAS COMO PARIENTE POBRE- ROSA MULHOLLAND)

 

Alexias de Atenas (Mary Renault)

“-En el corazón de cada hombre hay un laberinto-dijo él-. Y a cada uno le llega el día de alcanzar el centro para enfrentarse con el Minotauro”

 He vuelto a mi querida Mary Renault, esta vez con una novela situada en Atenas, en donde a través de los ojos de Alexias vamos conociendo la vida de la ciudad. Es fascinante como la autora te introduce en la historia, transportándote a esa sociedad y creyendo que realmente vas caminando por el mercado entre los perfumistas, vendedores de especias y cruzando a los atletas que se dirigen a su entrenamiento.

  Además de todo esto, desfilan por las páginas personajes tales como: Sócrates, Jenofonte, Alcibíades, Platón que nos son presentados a través de su relación con Alexias, recurso normalmente utilizado por la autora el crear un personaje de ficción para narrar acontecimientos e introducir a personajes históricos como ya hizo con El muchacho persa.

 Así somos espectadores de los Juegos Olímpicos, la guerra con Esparta, el asedio a Atenas entre otras. Esta también es una historia sobre la amistad, la lealtad, el enfrentamiento entre padres e hijos por ideas o visiones de la vida distinta. El fastidio que provoca en algunos las preguntas y pensamientos de Sócrates, los casos de corrupción (desde que el mundo es mundo que existes ¿eh?)

 De este modo Mary Renault, perfila esa sociedad antigua tan fascinante y plagada de detalles. Otro punto que me pareció curioso es que los griegos aceptaban las relaciones homosexuales con total naturalidad, hasta que contraían matrimonio. Y actualmente aún hacen escándalo cuando dos personas del mismo sexo se casan o deciden tener hijos…ironías de la vida o de la historia. Ha sido un placer volver a sumergir en el mundo antiguo y disfrutar nuevamente de la prosa de la autora. Además del guiño al final que le hace a mi querido Alejandro Magno.

La malcasada (Carmen de Burgos)

“Aparecían las quejas, el descontento: eran en su mayoría malcasadas, resignadas, como seres en los que no se había definido la personalidad; pero que sufrían con paciencia bovina la carga de una vida vulgar, sin ideales, sin satisfacción, sin aspiraciones”

  Esta es la segunda lectura conjunta con Beat, y debo decir que pasé por una montaña rusa de emociones junto a la protagonista. Dolores es una joven madrileña que va a vivirse a Almería de donde es su esposo Antonio, pronto el amor y la ilusión dan paso al desencanto y el rechazo. Ella es infeliz en su matrimonio, una unión que no le aporta nada sino que la oprime y encierra más en sí misma. Hasta que decide tomar una decisión que causará revuelo en la comunidad que la condenará y rechazará.

  Es mi primer acercamiento a Carmen de Burgos, y ha sido muy satisfactorio. De una manera ágil realiza una crítica muy acertada que refleja aún hoy las ideas que prevalecen en algunos lugares, en Latinoamérica son situaciones que se siguen viviendo y pensamientos que siguen manifestándose. Leía algunos pasajes y me indignaba o me preguntaba como era posible que creyeran o aceptaran tal situación entonces caía en la cuenta de que son cosas que yo misma he comprobado, por eso es que para mí esta novela sigue siendo tan actual. Lleva a la reflexión, al debate y la lucha por deshacerse de ideas preconcebidas que a fuerza de costumbre uno inconscientemente internaliza.

  La autora no se corta, amplía su crítica no solo al sistema judicial, sino a la Iglesia, a la sociedad y también puede leerse el mensaje entre líneas de la falta de solidaridad entre las mujeres. Con Beat hemos hablado largo y tendido de todo esto. Otro punto que me gustó mucho es el que titule los capítulos, pues te permite especular e hipotetizar de lo que puedes encontrarte. Además de que algunos son engañosos (¡brillante!) Recomiendo su lectura al 100% y pienso leer más obras de esta mujer ha sido un gran descubrimiento. Podría seguir escribiendo de ella largo y tendido pero dejo que la novela hable por sí misma (además no quiero spoilear nada):

“Todas aquellas señoras eran, a pesar de eso, respetadas y consideradas, porque tenían la hipocresía necesaria para no romper con los convencionalismos de la sociedad. Se toleraban los engaños con tal de que se guardasen las apariencias”