El hijo de las sombras (Juliet Marillier)

“(…) Las antiguas costumbres se apagan, y los lugares secretos ya no son seguros; están abiertos, despojados. Tú y tus herederos seréis la gente de Sieteaguas, y tu influencia en el mundo mortal debe emplearse para mantener el bosque y sus moradores a salvo.”

La segunda parte de la Trilogía Sieteaguas ha sido una historia tan intensa y plagada de magia, como su antecesora.

En esta oportunidad la autora nos ofrece la perspectiva de Liadan, la hija menor de mis queridos Sorcha y Rojo. Esta joven valiente y generosa será quien viva una gran aventura, no exenta de peligros. A los que ella se enfrentará con decisión para proteger a quienes ama.

Personajes carismáticos, y un relato bien hilado. Plagado de leyendas, costumbres celtas, druidas, festividades ligadas a la naturaleza, hadas. Es lo que reboza en cada página.

Un tiempo narrativo de lo más curioso, pues sientes el pasar de los días y los meses junto a su protagonista. Acompañándola en cada paso, cada decisión, alegría y tristeza.

Llena de sensibilidad, intimismo y estoicismo. Culpa, honor, secretos y profecías. Lealtades y traiciones. Es una novela que, cualquier amante de la fantasía y las aventuras que se precie, debería darle una oportunidad.IMG_8252

Por mi parte, más que encantada con esta continuación. Fue muy divertido realizar especulaciones sobre quiénes eran los nuevos y misteriosos personajes, que ponen patas arriba la tranquila vida de la familia de Sieteaguas. A su vez un placer reencontrarme con viejos conocidos, aunque hubo otros de los que tuve que despedirme. No sin pena (eres cruel Marillier, muy cruel)

Pisar estas mágicas tierras, explorar sus misterioso bosque y sentarse junto a la hoguera a escuchar los relatos de Cú Chulainn, es algo que no tiene precio. Pues es un viaje que se queda en tu corazón, como si las hadas hubieran lanzado un encantamiento y hechizado al lector para siempre.

Anuncios

Milagros en Bicho Raro (Maggie Stiefvater)

Las bibliotecas son lugares mágicos, eso lo sé desde siempre. Y esta vez, ella, me ha dado una grata sorpresa con esta novela.IMG_8230

Intentar describir esta historia no tendría sentido, pues arruinaría la experiencia de los posibles futuros lectores. Ya que se trata de una trama que se va desvelando poco a poco, a la que hay que salirle al encuentro con valentía, dejando de lado la incertidumbre. Lo cual no es difícil por el carisma que rebozan sus personajes.

Asique dejaré algunas pistas , pero aclaro, es mucho más de lo que parece a simple vista. Esta es la historia de:

Es una novela juvenil de realismo mágico, y se adivinan las influencias de Isabel Allende y Gabriel García Márquez entre sus páginas. Hay muchos elementos de la cultura mexicana, principalmente gastronómica.

Los capítulos, sin ser extensos, exigen una lectura atenta. Pues hay mucha información y detalles en cada uno, que tienen su importancia en la trama a su debido tiempo. La narración es muy visual y cargada de simbolismos, imaginar cada escena es sencillo y brota de manera espontánea.

Maggie
Maggie posando ante la cámara.

Estoy agradecida con este libro por la música, sus personajes (en especial por Beatriz a quien le tome mucha simpatía), por tomar elementos tan arraigados y de larga tradición en Latinoamérica, como son las creencias populares y crear una historia tan atrapante. Y porque, sin ser perfecta (pocas cosas lo son realmente) me ha dejado llena de esperanza. Para concluir esta entrada dejo algunos de mis pasajes favoritos:

-Tengo un agujero en el corazón-dijo él.
– ¿Te desmayas muy a menudo?
-Solo cuando me sorprenden.
-¿Y te sorprenden muchas cosas?
-No, no muchas.

Nos vamos. Que nadie dispare, o mi amigo estrangulará al gallo.

-¿A Beatriz le interesa la radio?
El padre Jimenéz volvió a inclinar la cabeza. Nadie sabía que le interesaba a Beatriz Soria.
-Es una joven rara.
-No se enoje padre-dijo Tony-, pero usted es el menos indicado para hacer ese comentario.

Confinadas en sus aparatos, las ondas de radio no serían audibles a más de ochenta o noventa kilómetros. Viajan en perfecta línea recta desde las fuentes que las emiten, y como la Tierra es redonda, no les lleva mucho tiempo alejarse del suelo y dirigirse hacia las estrellas ¿No es lo que haríamos todos si pudiéramos?

Hay un cielo inmenso ahí fuera, con miles de estrellas y miles de personas debajo de él, y todos, las estrellas y los seres humanos, estamos extrañando a alguien en la oscuridad. Pero yo, Diablo Diablo, creo que si todos estamos extrañando a alguien, eso significa que estamos unidos en ese sentimiento ¿no es cierto? Entonces, ninguno de nosotros está realmente solo mientras nos sentimos solos.

 

Mujeres (Eduardo Galeano)

Leer a Galeano es sumergirse en escritos breves pero intensos. El autor uruguayo nunca se anda con rodeos a la hora de escribir, y con poco transmite mucho. Ya lo dijo Shakespeare “Lo bueno y breve, dos veces bueno”.

En esta antología presenta mujeres de distintas épocas y continentes. Mujeres famosas, mujeres anónimas, bíblicas, de mitos y leyendas. Llenas de fortaleza, determinación, rebeldía, sueños y tristezas.IMG_8144.JPG

Así quien se anime a sumergirse en las páginas de este libro, se encontrará con historias conocidas, olvidadas o borradas. Prohibiciones ridículas, estigmas y prejuicios que el género femenino tuvo que soportar (y sigue soportando, todo sea dicho)

En algunos momentos no pude evitar llevarme las manos a la cabeza y no me quedó otra que reírme para no llorar, como en “Alarma: ¡Bicicletas! donde algunos médicos advertían que la bicicleta podía provocar abortos y esterilidad. Como afirmaba Philippe Tsié, mientras que otros colegas suyos aseguraban que ” (…)este indecente instrumento inducía a la depravación, porque daba placer a las mujeres que frotaban sus partes íntimas contra el asiento” (…sin comentarios)

Sutilmente irónicos algunos relatos, poderosamente reivindicativos otros. Lo que es claro es que no dejará indiferente a nadie. Y a las pruebas me remito:

Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano?
Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa.

Puntos de vista (6) (página 205)

No sólo los hombres perdieron la cabeza por ella. También hubo mujeres, que la guillotina mató y olvidó, porque no eran importantes como la reina María Antonieta (…) en Múnich la guillotina cortaba la cabeza de una estudiante, Sophie Scholl, por distribuir panfletos contra la guerra y contra Hitler:
-Qué pena-dijo Sophie-. Un día tan lindo, con este sol, y yo me tengo que ir.

La guillotina (página 163)

Para reflexionar, y aprender, para correr el velo y ver más allá de todo lo que cuenta la “historia oficial” combinado con algunos propios del autor. Un libro que al abrirse puede empezar a leerse por la mitad, o desde el final. Relatos que, como sus protagonistas, corren libres por las páginas, esperando a ser descubiertos.

Colegiala (Osamu Dazai)

 “He sentido unas súbitas ganas de hacérselo saber a todo el mundo, de gritárselo a los insectos que cantaban en la oscuridad del jardín. «¡Los que quieran mirarnos que nos miren! ¡Nosotros somos gente de corazón noble!»” (Linterna)

Bueno, ésta es mi última novela japonesa por el momento. Voy a darles un descanso a los escritores nipones (por ahora…no se confíen demasiado) Bien, vamos al quid de la cuestión:

Colegiala está compuesto por 14 relatos, que tienen como protagonistas a  mujeres, de distinta edad y condición. El autor se mete en la piel de cada personaje con una maestría y delicadeza tal, que realmente parece que estuvieras escuchándolas a cada una narrar su historia. Se nota a la legua, el profundo conocimiento que Dazai tenía del universo femenino.Colegiala

Con ritmo pausado e introspectivo, mantiene la atención a lo largo de la narración. En ningún momento se hace pesado y aburrido. En pocas líneas transmite lo que quiere transmitir con precisión. La figura masculina, queda en segundo plano. Y los hombres que desfilan por las páginas ejercen, en la mayoría de los casos, el papel de antagonista. Siendo tachados mayoritariamente de vagos e indolentes.

Aquí son ellas las que toman las riendas de la situación, soportando con verdadera dignidad los reveses a los que se ven sometidas. Y es que está ambientado en plena época de posguerra, aunque  hay tres relatos que tienen como escenario la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Como he estado leyendo la biografía del autor, puedo decirles que mucho de lo que hay plasmado son pinceladas de su propia vida. De hecho su crítica a los hombres, no es más que una crítica a sí mismo. El relato Osan, es el más autobiográfico de todos los presentes.

Dazai
Osamu Dazai, modo pensante.

Es un libro que se lee en un suspiro (o dos, quizá tres: depende el ritmo de lectura que tengan) y si quieren iniciarse con este autor es una buena opción, fue mi primer encuentro literario con Dazai y he quedado muy satisfecha. Pues es agradable constatar que tenía en su haber relatos no tan oscuros y depresivos. Él es muy conocido por su obra “Indigno de ser humano” pero como no estoy por la labor de leer drama en estos momentos, me decanté por esta obra.

Para finalizar, a los aficionados al anime (y a los que no también) les recomiendo (si no la conocen ya) la serie Aoi Bungaku Series ,que vi hace un par de años atrás (unos cuántos), donde podrán conocer dos de sus obras (creo eran dos) Una es la ya citada “Indigno de ser humano” que es con la que inicia el anime. Bien, es todo por ahora. Nos leemos la próxima. Cambio y fuera.

Soy un gato (Natsume Sōseki)

“Los gatos caminamos como si lo hiciéramos por el aire, como si pisáramos encima de las nubes, tan silenciosamente como una piedra que se hunde en el agua, como una antigua arpa china tocando en lo profundo de una cueva. El caminar de los gatos es la realización instintiva de todo lo más delicado”

Esta es una sátira sobre el comportamiento humano en todas sus formas y matices. Narrada de manera irónica y lacerante por un felino sin nombre, que habita en la casa de Kushami: un maestro de inglés. Por dicha residencia desfilan personajes de lo más variopintos como Meitei, Kangetsu, Dokusen entre otros. Cada cual con una personalidad tan distinta como su visión de la vida.Soy un gato

El autor escribe una novela en donde convergen la belleza, la frivolidad, el egoísmo, la crítica al individualismo, la falta de empatía, el poder y la adulación. A través de los ojos del minino misántropo (pero adorable) el lector descubre la vida y modos de pensar de la sociedad burguesa en la era Meiji .

No faltan las referencias culturales e históricas: la Guerra ruso-japonesa, los haikus, el teatro Nō. 

La narración es fluida y puntual, con pocos detalles externos y descripciones breves. Muchos diálogos y monólogos internos. Y como buena sátira el escritor se introduce en la misma y no pierde ocasión en burlarse de sí mismo:

(…) “Precisamente el otro día un colega, un tipo llamado Sōseki, publicó un relato corto titulado «Una noche». Se trataba de una cosa tan vaga que, sinceramente, no hay quien entienda nada. Yo personalmente le pregunté al autor qué es lo que quería decir con esa historia, pero él no quiso darme ninguna explicación, y se limitó a decir que si la historia no tenía ningún sentido, no le preocupaba lo más mínimo. Creo que su actitud es muy demostrativa de los nuevos vientos que soplan para la poesía moderna.
—Pues será un poeta, ese Sōseki del que hablas, pero a mí más bien me parece un tío raro —soltó el maestro.
—Debe de estar loco —sentenció Meitei.”

Es mi primera novela de Sōseki y no será la última. Me ha gustado mucho y no puedo estar más satisfecha con la misma. He reído y reflexionado a partes iguales, así como establecido cierto paralelismo entre las preocupaciones y actitudes de la sociedad tokiota de la época y lo que sucedía (y todavía sucede) en la de mi país, lo que ha sido por demás curioso.

(…) “En éste y otros ámbitos, los europeos son poderosos, y siempre habrá alguien dispuesto a hacer el estúpido y a copiar sus maneras, se lo pueda permitir o no. Se rendirá ante los poderosos, se humillará ante los ricos y se dejará aplastar por los que marcan las tendencias desde el extranjero. Si estas actitudes tan lamentables se debieran a algún tipo de necedad o de estupidez congénita, al menos quedaría un margen para la compasión. Pero entonces que no argumenten que Japón es una gran nación. Y sucede tres cuartos de lo mismo en el campo de los estudios académicos.”

Una novela muy recomendable donde, aunque sea escrita en tono de burla, se vislumbran la poesía, la filosofía zen y un llamado a no dejarse arrastrar por modas o mandatos absurdos.

Soseki
Natsume Sōseki

En las páginas del libro un gato con sonrisa maliciosa les dirá unas cuantas cosas y entre risa y risa, clava dardos envenenados pero si uno se detiene a reflexionar ¿qué ha cambiado verdaderamente? Espero que si todo esto les ha despertado curiosidad no dejen pasar la lectura de “Soy un gato”. Y ahora me despido, voy a preguntarle a Mandy que opina ella de la vida.

 

 

 

 

 

 

Tetsugaku Letra (Sahara Mizu)

  Como mencioné en una de las preguntas del Liebster, Sahara Mizu es una de mis referentes en el mundo del manga. Y sus historias siempre me llegan, esta no ha sido la excepción y decidí compartir mis impresiones. Y también animarlos, a quienes no la conozcan, a darle una oportunidad . Intentaré dominar mi fangirleo (tranquila, respira….)

   La historia comienza con una pregunta: ¿Qué tipo de persona es aquella capaz de cambiar la vida de otra? Un interrogante que flota, a lo largo de la narración, en los pensamientos de Ichinose Kimitaka, el protagonista. A raíz de un incidente ocurrido en su pasado se ha hundido en la depresión, entregándose a la apatía. Como autocastigo por la culpa que siente.

 Pero esto cambiará cuando lleguen a su vida, de una manera singular, unos zapatos rojos, y con ellos se iniciará en el Flamenco (sí, como leen) Así empezará su odisea por este mundo desconocido y cautivador. Una historia donde se plasma la amistad, la superación personal, los lazos familiares, y el día a día en la vida de un adolescente con sus aciertos y errores.

TL Tomo 02 » Pg 035.jpg
Una de mis escenas favoritas.

   La narración es pausada, reflexiva y concisa. La autora deja que las expresiones y actitudes de los personajes llenen los silencios. Me he emocionado al leerla y tomado cariño a cada personaje, me gustan porque no son perfectos sino que luchan por mejorar y cambiar aspectos de sus vidas, intentando dejar atrás malos recuerdos.

  Además agradezco mucho que se le diera un lugar tan importante a la familia: en la relación que tiene Kimitaka con su abuelo me vi un poco reflejada. El apoyo que le brindan su madre y su hermana también es a destacar, porque aquí el vínculo familiar no es un mero accesorio o algo superfluo que se menciona al pasar. Se plasma el amor, el enojo, la preocupación, el apoyo incondicional. Todo de manera natural, como si estuvieras viendo a una familia REAL y no un estereotipo o cliché al que muchas veces recurren en las historias con adolescentes.TL Tomo 01 » Pg 112

  Y ese es el otro punto a favor. En ningún momento Kimitaka y sus amigos dejan de ser lo que son: adolescentes. Con sus dudas, sus preocupaciones, alegrías, sueños y tristezas. No hay hilaridad, ni melodrama: cada situación es presentada de manera coherente y equilibrada

   Sahara Mizu trae una historia original e introspectiva en la que se acerca de manera respetuosa a una expresión artística ajena a su país. Aprendí mucho de esta danza con la lectura del manga, la recomiendo mucho no solo porque me guste la autora sino porque la historia lo vale y deja sutiles reflexiones sobre la vida, quererse, dejar de lado los prejuicios y defender lo que te apasiona y hace feliz. TL Tomo 02 » Pg 027.jpg

 

El libro de la almohada (Sei Shōnagon)

 La Emperatriz me dijo:

– ¿Por qué tan callada? Di algo, estoy triste cuando no hablas.

Repliqué:

– Contemplando la luna de otoño.

La Emperatriz dijo:

– Ah sí, dices lo que debes decir.

   

  Sei Shōnagon fue una Dama de Honor de la Emperatriz Sadako, en el siglo X, durante el Período Heian. Su diario (que se denominaban de almohada porque se guardaban en los cajones de las almohadas de madera) está plagado de variados detalles sobre el día a día en la corte.El libro de la almohada

 Desde listas de cosas: agradables, desagradables, vergonzosas, que provocan asombro, etc. Hasta episodios ocurridos en el palacio, poemas, costumbres, modales, protocolos, festividades.

   Con una prosa elegante, sencilla y poética, la autora nos introduce en un mundo de introspección, observación y recogimiento espiritual (cuando leo literatura japonesa termino relajándome) En donde el lector nota su gran capacidad de observación y atención a los pequeños detalles: abanicos, ropa, paisajes, papel.

   También se refleja su carácter, una mujer muy lista y culta que no le gustaba que le hicieran perder el tiempo, altiva y desdeñosa con las clases sociales de rango inferior (aunque no cruel). Y a su vez, alguien que conserva la inocencia y se maravilla con las pequeñas cosas:

“En los cercos de bambú y en los bordes entrecruzados vi jirones de telaraña y donde se habían roto los hilos vi pendientes gotas de lluvia que parecían cuentas de perlas blancas (…)Al aumentar la luz del día, el rocío fue desapareciendo del trébol y de las otras plantas donde antes abundaba; las ramas se agitaron y luego se elevaron a un tiempo como si se hubieran puesto de acuerdo. Luego conté a la gente lo bello que había sido todo eso. Lo que más me impresionó fue que nadie se impresionara.” (50. Recuerdo una mañana clara)

Sei Shonagon
Sei Shōnagon

  Ha sido un maravilloso viaje entre kimonos susurrantes, jardines y estanques, reflexiones, poesía, y tranquilidad por uno de los períodos más florecientes de la cultura japonesa. Si gustan del país del sol naciente, los invito a leer este libro. Como aliciente les cuento que los mininos eran muy respetados y venerados, tanto así que algunos alcanzaban el grado de nobles (Mandy lo sabe, y por eso se comporta como una emperatriz…ahora todo me queda claro)